La afición recela de la decisión de Torrecilla de mantener a Baraja

La afición recela de la decisión de Torrecilla de mantener a Baraja

Representantes de las peñas se inclinan por el relevo en el banquillo y explotar el talento surgido de Mareo

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

El distanciamiento entre Rubén Baraja y la afición del Sporting se ha acentuado con el paso de las jornadas. El respaldo de Miguel Torrecilla al técnico vallisoletano, ratificando su presencia al frente del equipo en el duelo de este domingo en El Molinón contra el Málaga, fue acogido con recelo en el seno de la afición rojiblanca, que oscila entre la preocupación y la falta de esperanza en que el excentrocampista sea capaz de enderezar el rumbo.

«Somos partidarios de un cambio en el banquillo, pero ya desde hace tiempo», señala Manolo Llana, presidente de la peña Nacho Cases, mostrando una falta de fe en el entrenador pucelano que comparte su homólogo de la peña Carbonera. «Están haciendo las cosas totalmente al revés. No hay mordiente, ni ilusión, ni garra. Hay que cambiar ya, antes de que sea tarde. Con Baraja, según está, perderemos con el Málaga, el Oviedo y con todos los que vengan», alerta desencantado Aurelio Rodríguez, que considera que «esta temporada está perdida para el ascenso» y aboga por iniciar una reconstrucción cimentada en los frutos de Mareo.

«¿Qué tiene más Baraja que José Alberto? ¿Acaso no lo demostró ya?», indica Aurelio, que apuesta por poner en las manos del técnico ovetense un proyecto a largo plazo «con los jugadores que ya estuvieron con él en el filial», apuntalados por «un par de refuerzos en condiciones». Por ese conocimiento de los jugadores surgidos de las categorías inferiores y los buenos resultados cosechados por el Sporting B aboga también por el mismo relevo Manolo Llana, que considera que la promoción del técnico permitirá reducir la fractura existente entre el equipo y la grada.

Más Sporting

«Aunque en estos tres primeros partidos no tenga buenos resultados, es difícil que a José Alberto se le eche la gente encima. Hay que apostar por lo que hay en casa», argumenta Llana, que cree que el enfado de la grada «más que con el equipo, es con el entrenador». «Se vio en el partido de Copa. Cuando el equipo le da un poco de buen juego, la gente se vuelca», profundiza acerca de un vínculo que el presidente de la peña sportinguista Vegadeo, Alejandro Murias, considera indispensable para revertir la actual dinámica de resultados.

«Tenemos que estar muy unidos. No puede haber esta crispación. Ahora mismo somos un club complicado para los jugadores», expresa el vicepresidente de la Federación de Peñas Sportinguistas, que recuerda que los logros siempre han llegado envueltos de un fuerte vínculo entre los jugadores y la grada. Con «el espejo en el partido ante Las Palmas» para tratar de generar un punto de inflexión con un triunfo sobre otro candidato al ascenso como el Málaga, Murias mantiene la confianza en las decisiones adoptadas por Miguel Torrecilla, especialmente ante la complejidad de «encontrar un sustituto que encaje en la filosofía y pueda sacarle ya rendimiento a la plantilla». «No se puede traer un parche», arguye, sin obviar que es insostenible una nueva derrota, porque por historia y nivel de jugadores los rojiblancos no pueden permitirse «estar en la zona media-baja de la tabla».

«El fútbol es muy complejo y es importante no meterse en más problemas», expone Víctor Sánchez, presidente de Unipes, quien observa con preocupación la serie de resultados cosechados por el equipo. «El domingo nos jugamos bastante porque estamos muy cerca de la zona de descenso», recuerda el blimeíno, que indica que la continuidad o la destitución del entrenador son «decisiones de los profesionales», aunque «por experiencia» es consciente de que los relevos con la temporada iniciada no siempre funcionan.

Más rotundo se muestra Avelino Buera, que «aunque se gane al Málaga», no ve «salida a esta situación con Baraja». «Está empecinado en sus planteamientos y no logra resultados. «Soy partidario de creer en Mareo, darle una oportunidad a José Alberto. Prueba de ello es lo bien que lo hacen ahora entrenadores que salieron de aquí, como Muñiz», expone el miembro de la peña Sidrería Sporting. «Si vemos un primer cuarto de hora monótono, sin profundidad, El Molinón va a estallar», advierte como representante de una afición en la que existe consenso para salir de esta espiral negativa, encontrar con continuidad la versión ofrecida en el triunfo sobre el Eibar.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos