Jorge Meré: «Este Sporting es ahora agresivo y vertical»

El futbolista Jorge Meré, con su mascota, lucha por el ascenso a la Bundesliga alemana./J. M.
El futbolista Jorge Meré, con su mascota, lucha por el ascenso a la Bundesliga alemana. / J. M.

«Aún recuerdo aquel ascenso del Sporting de los 'guajes'. Fue inolvidable, algo maravilloso»

ANDRÉS MENÉNDEZ DEPORTES.CO@ELCOMERCIO.ESGIJÓN.

Futbolista sin carné de identidad. Cuando todos eran niños, decidió dejar a un lado su infancia para ser adulto antes que nadie. La vida va demasiado despacio para los intereses de Jorge Meré (Oviedo, 1997). Hace casi dos veranos tomó la decisión más difícil de su carrera: salir del Sporting. Se convirtió en la venta más cara de la historia del club por una cifra cercana a los nueve millones. En el día de su cumpleaños, desde su residencia en Colonia, en el barrio de Junkersdorf, el exjugador del Sporting atiende a EL COMERCIO en una conversación calmada en la que destaca el trabajo de José Alberto, al que conocen a la perfección en la familia Meré.

-¿Cómo le va por Alemania?

-Honestamente, el salto fue complicado. Con veinte años salí de casa, dejé Asturias y a mi familia. Me cambió totalmente la vida. Fue una adaptación complicada, pero, después, gracias a la ayuda de mi novia, me he adaptado totalmente. He pasado momentos muy duros. Antes lo tenía todo hecho. Estaba en una zona de confort. En la vida, a veces, tienes que dar un paso, ser valiente para hacerte fuerte mentalmente. Ahora creo que estoy plenamente adaptado a Alemania, a una ciudad grande como es Colonia y, también, a un nuevo estilo de fútbol, absolutamente distinto que me ha obligado a mejorar. Soy plenamente feliz.

-¿Ha tenido tiempo para conocer mejor Alemania?

-Sí, pero, sobre todo, estoy descubriendo Europa (risas). Colonia tiene una ventaja: está muy bien situada, es céntrica. He conocido Amsterdam, Gante, Brujas, París.... No todo va a ser fútbol, fútbol, fútbol. A veces hay que desconectar.

-Su primera temporada no fue fácil. Nada más aterrizar, un descenso.

-Cuando llegué al Colonia había una gran plantilla. Teníamos objetivos y retos muy ambiciosos: jugar la Bundesliga, la Copa o la Liga Europa, en la que hicimos un buen papel. Al final pasó lo que pasó, todo salió mal. Pero me ha ayudado a ser más fuerte, a valorar más las cosas.

-La semana que viene puede ascender con el Colonia.

-A veces todavía recuerdo aquel ascenso del Sporting de los 'guajes'. Fue inolvidable, algo maravilloso y que no se me olvidará jamás. Esta semana tengo la oportunidad de volver a vivir esa experiencia. Nosotros solo pensamos en ganar todos los partidos que quedan.

-¿Por qué decide tomar la decisión de salir del Sporting?

-Fue una de las decisiones más difíciles de mi vida. Dejar al Sporting en Segunda todavía me hizo dudar más. Ahora, con el paso del tiempo, siento que me ha ayudado a crecer y a madurar, por lo que no me arrepiento para nada. Me sentía en deuda con el club y fueron momentos complicados, en los que creo que al final todos hemos ganado. Lo que no va a cambiar es que Gijón es mi casa. Eso será así siempre porque así lo siento y ese sentimiento de pertenencia me va a acompañar siempre, a pesar de la distancia.

-¿Fue una decisión personal?

-Yo en el Sporting era un hombre feliz. Lo tenía todo: un club al que quería, compañeros que eran amigos y a mi familia cerca. En ese momento tomé esa decisión porque quería salir de casa, crecer como futbolista y persona. Y también quería ayudar al club, que había hecho absolutamente todo por mí. Creo que con la venta pude ayudar a la entidad. Con eso me quedo y estoy muy tranquilo con todo lo que sucedió.

-Fueron unos días de mucha intensidad emocional. Incluso pudo firmar por el Málaga.

-Esos días todo pasó rapidísimo. En mi cabeza tenía una idea clara: si salía del Sporting quería ayudar al club a conseguir un traspaso importante. El Sporting me lo había dado todo. Estaba obligado a responder. Fue una decisión pactada. Solo hice lo que creía que tenía que hacer en ese momento. Cuando tú te sientes en tu casa, en tu club, haces lo que crees que debes hacer para responder el cariño que me habían dado. La decisión la tomé yo. Si pude ayudar a mejorar, mejor.

-¿Pudo sentar mal en Málaga?

-Yo quería ayudar al club en todos los aspectos. Se han dicho muchas cosas, pero la realidad la sabemos los que la sabemos. El resto no me importa, me da igual.

-¿Ha mirado ya vuelos para animar en 'play off'?

-Hombre, por supuesto. La temporada pasada ya estuve ahí, animando. Si puedo, no me coincide mal de fechas por el Europeo Sub 21 y todo sale bien, volveré a estar en la grada como un aficionado más.

-¿Sigue la actualidad del Sporting?

- ¡Claro! Veo todos los partidos, excepto cuando me toca jugar a la misma hora. Llevan siete partidos sin perder. Eso en Segunda no es un dato cualquiera y tiene un mérito tremendo. Es complicadísimo. Creo que van a entrar en 'play off'. Son un equipo muy efectivo. José Alberto está haciendo un trabajo excepcional y ha cambiado las cosas.

-Este año se han promocionado a ocho canteranos y al entrenador.

-Es una noticia magnífica. Creo que todos se merecían esa oportunidad por el trabajo que logró el filial la temporada pasada. La cantera siempre tiene que ser importante para este club.

-Nacho Méndez parece más asentado.

-Nunca hemos llegado a coincidir en el equipo, pero conozco su fútbol. Me alegro muchísimo por él porque se lo merece. Este año ha dado un paso muy importante. Ha respondido a la confianza del cuerpo técnico jugando como sabe.

Más Sporting

-¿Conoce a José Alberto?

-Sí, claro, desde hace muchísimos años. Entrenó a mi hermano en el Astur y siempre me ha hablado maravillas de su potencial como técnico. También, por supuesto, hemos coincidido en Mareo. Tengo una muy buena relación con él, aunque no he tenido la suerte de compartir el mismo vestuario.

-¿Se parece este Sporting al primero de Abelardo?

-José Alberto ha conseguido muchas cosas, pero sobre todo una: lograr que el Sporting tenga unas señas de identidad muy concretas. Ahora es un equipo agresivo, vertical y una 'piña'. Este Sporting tiene muchas cosas que me recuerdan al año que subimos. José Alberto tiene el mismo estilo que Abelardo.

-Parece que el Sporting ha recuperado el idilio con la grada.

-Creo que el idilio con El Molinón y la conexión entre la grada y los jugadores es fundamental. Ahora la afición se identifica con este equipo, con la forma de jugar y con el estilo que tiene de competir.