La pólvora continúa mojada para los delanteros sportinguistas

Carmona anotó el último gol rojiblanco a domicilio. / ÁLVARO RIVERO
Carmona anotó el último gol rojiblanco a domicilio. / ÁLVARO RIVERO

Djurdjevic se quedó con la miel en los labios tras un nuevo gol anulado en un duelo que eleva a seis meses la ausencia de triunfos a domicilio

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

El Sporting continúa romo en su vanguardia. Con la pólvora mojada en una artillería que consume las jornadas sin muescas en su culata. El Ramón de Carranza tampoco regó la sequía de los delanteros del conjunto rojiblanco, el equipo menos goleador de todos los que forman la primera mitad de la clasificación con apenas nueve dianas en las diez primeras jornadas.

El único capaz de batir a Alberto Cifuentes ayer en Cádiz fue Uros Djurdjevic, que ya atisbaba la reconciliación con la red de la portería adversaria, pero. al igual que la anterior semana, el árbitro prolongó el divorcio del belicoso ariete serbio con el gol al invalidar su remate por fuera de juego. El conjunto gijonés abandonó el feudo cadista con el marcador inicial y un punto en su zurrón, el segundo obtenido a domicilio esta temporada, en la que ha prolongado los problemas de competitividad del curso previo y no ha estrenado su casillero de victorias lejos de Gijón.

La sequía como visitante ya supera los seis meses, con el encuentro del 14 de abril en Valladolid como última alegría como foráneo. Tres derrotas y dos empates componen el bagaje de los desplazamientos sportinguistas este curso, con cinco goles en contra y apenas dos a favor. Una raquítica producción ofensiva que aleja al conjunto dirigido por Rubén Baraja de la cabeza de la clasificación.

 

Fotos

Vídeos