«Hemos dado un paso adelante»

La peña Nunca Caminarás Solo, delante de las taquillas. / J. B.
La peña Nunca Caminarás Solo, delante de las taquillas. / J. B.

Diego Mariño, al igual que el resto del vestuario, da por bueno el empate y destaca la evolución del equipo a domicilio

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Abandonaron el Ramón de Carranza satisfechos con el trabajo realizado durante los noventa minutos del encuentro ante el Cádiz. Por lo general, los jugadores del Sporting dieron por bueno el empate sin goles cosechado ante el cuadro gaditano. Gracias, en parte, a la actuación de Diego Mariño. «Intervine con acierto cuando tocó, esa es mi función», explicó el meta.

Como suele ser habitual en su discurso, el meta vigués destacó el lado positivo de un encuentro en el que el Sporting estuvo mejor en la primera parte que tras el descanso. «Hemos dado un paso adelante porque veníamos de partidos a domicilio en los que apenas propusimos nada», subrayó. Para Mariño «esta es la línea a seguir, aunque tenemos que seguir mejorando».

Su análisis sobre lo acontecido en el Ramón de Carranza se basó en la «pérdida de la posesión del balón que tuvimos tras el descanso». Su explicación fue clara: «En la primera parte, el Cádiz nos dejó jugar más, pero corrigieron sus errores y su alta presión nos obligó a sacar balones en largo y perdimos cierto protagonismo».

Antes de abandonar las instalaciones del Cádiz y subirse al autocar del equipo rojiblanco, el portero aseguró que «ahora tenemos que hacer bueno el punto ganando en casa al Córdoba».

Esas mismas palabras fueron las que utilizó Roberto Canella para dar por bueno el empate. El capitán, que recibió una dura entrada durante el choque, también espera que el viernes los tres puntos se queden en El Molinón.

Su discurso llevó la misma línea que la de su compañero Mariño. El lavianés comentó que «se vio otra cosa diferente de lo que veníamos haciendo fuera de casa». El lateral recordó que el gol anulado a Djurdjevic tuvo que haber subido al marcador: «Hay una mano clara y luego el gol es legal. El encuentro hubiera terminado diferente».

Uno de los primeros jugadores que salió del vestuario fue Pablo Pérez. El gijonés volvió a disfrutar de minutos en la Liga para jugar por detrás del delantero, tal y como hizo en la Copa ante el Rayo Majadahonda. «Estoy contento por jugar en mi posición. Llevaba mucho tiempo sin poder jugar ahí y lo disfruto mucho más», subrayó el rojiblanco.

Para el mediapunta el empate fue «justo». Al igual que el resto de sus compañeros, ya tiene la mente puesta en el choque ante el Córdoba. Un duelo en el que la victoria es innegociable para ellos. Pese a que reconoció que «tenemos que sumar de tres en tres para estar arriba», afirmó que «el equipo estuvo bien».