Sporting

El Sporting empieza a encajar el puzle

El Sporting empieza a encajar el puzle

Torrecilla ha incorporado jugadores en todas las líneas del campo en apenas dos semanas | Tras la fallida experiencia del curso pasado, está optando por futbolistas con experiencia en Segunda y rápida adaptación al club

VÍCTOR M. ROBLEDOGIJÓN.

La primera radiografía del nuevo Sporting tiene muy poco que ver con la tomada el año pasado a estas alturas del verano. Transcurridas apenas dos semanas desde el comienzo de los entrenamientos, José Alberto López dispone ya de un núcleo de jugadores muy definido, sin que se observen excesivas carencias en la plantilla más allá de algunos puestos puntuales. La dirección deportiva ha acelerado las negociaciones y ha cerrado ya al menos un refuerzo en cada línea, con la excepción de la portería. El boceto inicial empieza a coger color.

Hace un año y tres días, el 18 de julio de 2018, el Sporting disputó su primer partido de pretemporada en Les Caleyes ante el Lealtad. Rubén Baraja dispuso aquel día de solo tres de las incorporaciones que se cerraron a lo largo del verano: Molinero, Geraldes y Sousa. Aún faltaban por llegar todos los futbolistas de carácter ofensivo y posiciones a priori claves como el pivote, cubierto finalmente por Isaac Cofie.

Por esa posición comenzó precisamente este año el trabajo de Miguel Torrecilla, al cerrar el fichaje de Javi Fuego. Su incorporación, más allá del enorme peso que se espera que tenga en los esquemas de José Alberto, cubre una carencia detectada por los técnicos la temporada pasada: la falta de liderazgo de la plantilla.

Torrecilla apuntó en su última comparecencia que el primer objetivo de la dirección deportiva era cubrir las bajas en defensa -se han ido Geraldes, Canella, Noblejas, Álex Pérez y Peybernes- y analizar posibles llegadas en el resto de puestos en función de las salidas. La hoja de ruta, sin embargo, ha ido variando a medida que se abrían oportunidades en el mercado.

Tras confirmar el fichaje del lateral derecho Unai Medina, procedente del Numancia, Torrecilla cerró la incorporación del delantero Álvaro Vázquez. El retraso en la llegada de Djurdjevic y Blackman fue unos de los principales lastres del Sporting la temporada pasada en el tramo inicial de la temporada. Ahora, José Alberto cuenta ya con los dos puntas que, en principio, se repartirán los minutos a lo largo de la temporada.

Más Sporting

La llegada de Manu García cobra una importancia capital en el proyecto. Su incorporación, igual que la de Javi Fuego, cubre también aspectos extradeportivos, como se comprobó el pasado sábado durante su presentación en la Escuela de Fútbol de Mareo.

A falta de menos de un mes para el comienzo de la competición en Segunda División, la dirección deportiva rojiblanca se afana en completar su nuevo puzle y encontrar salida a algunas piezas sobrantes. Pendiente de definir queda el centro de la defensa, con Marc Valiente como principal opción. La intención es fichar otro central más, pendiente de que se resuelva la situación de Mathieu Peybernes. El club ya ha comunicado al jugador que no modificará su última propuesta, por lo que la decisión queda ya en manos del francés.

Otro asunto a resolver es la portería. Con la salida de Dani Martín, Diego Mariño queda como único meta con ficha del primer equipo. En el seno del club hay disparidad de criterios en cuanto a la idoneidad de subir desde el filial al cubano Christian Joel o realizar una incorporación. De optar por la segunda opción, la dirección deportiva ha tanteado la situación del gijonés José Aurelio Suárez en el Girona.

También puede haber movimientos en las bandas, donde José Alberto cuenta ahora mismo con Carmona, Aitor, Traver e Isma Cerro. En cuanto a las salidas, el club espera encontrar acomodo para Juan Rodríguez y Hernán Santana. Tampoco está clara la continuidad de Neftali tras su cesión al Córdoba la pasada temporada.

Torrecilla ha cambiado el perfil de sus fichajes y ha apostado en esta ocasión por el producto nacional, salvo el argentino Damián Pérez. Desde Mareo pretenden evitar los problemas de adaptación que sufrieron varias de las incorporaciones clave el año pasado y tener la plantilla cerrada para el estreno liguero. Javi Fuego, Álvaro Vázquez y Unai Medina llegan con una amplia experiencia en Segunda. De momento, tras una respuesta tibia a la campaña de abonados, la afición parecer comenzar a reengancharse al proyecto. El club anunció ayer que ha alcanzado la cifra de 10.500 renovaciones, quinientas más que hace justamente un año. Igual que en el caso del equipo. El puzle empieza a tomar forma en el campo y en la grada.