Sporting

La Copa devuelve a Dani Martín el reconocimiento de la afición

Dani Martín, parando un penalti/
Dani Martín, parando un penalti

El meta fue el gran protagonista en la eliminatoria ante el Rayo Majadahonda

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

El debut de Dani Martín con el Sporting generó un debate a Paco Herrera. El 19 de septiembre del 2017 el Numancia visitó El Molinón para disputar la eliminatoria a partido único de la Copa del Rey. Como suele ser habitual en esta competición, los menos habituales salieron al terreno de juego para disfrutar de minutos. Entre los elegidos por Herrera se encontraba Dani Martín.

La eliminatoria concluyó con empate sin goles y con la extraordinaria actuación del meta roiblanco. El asturiano levantó a El Molinón en cuatro ocasiones y los aficionados terminaron coreando su nombre. Sus dos primeras intervenciones a disparos de Nieto y Guillermo dejaron con la boca abierta a los presentes. Su protagonismo fue a más cuando en la segunda parte detuvo un mano a mano a Higinio, delantero del cuadro soriano. Tenía al estadio entregado, pero aún faltaba por presenciar su parada a Nieto después de que el colegiado señalara el punto de penalti. Con la seguridad y la tranquilidad que le caracterizan, Dani detuvo la pena máxima para mantener vivo al Sporting en la eliminatoria.

Noticias relacionadas

Pero el último trago de aquella noche fue el más amargo de todos. La clasificación se decidió con una tanda de penaltis en el que el guardameta apenas pudo intervenir. El Numancia se clasificó desde los once metros, pero El Molinón despidió entre aplausos a un canterano de 19 años que demostró estar capacitado para defender la portería del Sporting.

Trece meses después de aquella noche, Dani Martín se quitó aquella espina que le quedó clavada desde entonces. Su actuación durante gran parte del encuentro en el Wanda Metropolitano fue discreta porque el Rayo Majadahonda apenas realizó lanzamientos entre los tres palos. Su figura comenzó a ensalzarse a dos minutos del final cuando evitó un gol cantado. Con las piernas despejó un remate en el área pequeña. No pudo hacer nada en el siguiente lanzamiento a bocajarro, que sirvió para que los locales alargaran el encuentro.

En la prórroga el Sporting reculó y el Rayo Majadahonda comenzó a crecerse. Dani detuvo en dos tiempos los dos disparos desde fuera del área que le llegaron. La lluvia complicó el estado del terreno de juego, pero el meta respondió con seguridad. Sin goles, se llegó a la tanda de penaltis.

La hermana y la novia del portero Dani Martín ayer en la grada
La hermana y la novia del portero Dani Martín ayer en la grada

Si un año antes el portero no pudo responder con paradas a los lanzamientos del Numancia, esta vez sus manos ayudaron a que el Sporting pasara de ronda. Dos parada suyas fueron claves en la clasificación del equipo rojiblanco. La afición se lo agradeció y el encuentro terminó con un emotivo abrazo con su hermana Olaya. Las lágrimas de su familia reflejaron a la perfección el sufrimiento del sportinguismo, que terminó despidiendo con una ovación a sus jugadores por la clasificación a los dieciseisavos de final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos