El Sporting destituye a Isma Piñera

Isma Piñera, en uno de sus últimos partidos en el banquillo. / A. GARCÍA
Isma Piñera, en uno de sus últimos partidos en el banquillo. / A. GARCÍA

El club prescinde del técnico gijonés después de la última derrota ante el colista y sumar solo nueve puntos en las últimas dieciséis jornadas

J. A. G. GIJÓN.

Isma Piñera será oficialmente destituido hoy como entrenador del Sporting B. La derrota ante la Cultural de Durango, colista del grupo II de Segunda B, el pasado sábado, ha terminado por precipitar una decisión que se había mascado en las últimas semanas como consecuencia de los malos resultados enlazados por el filial rojiblanco, que solo ha conseguido nueve de los últimos 48 puntos en disputa. Solo la renta obtenida durante el primer tramo de temporada, con José Alberto en el banquillo, han evitado que el Sporting esté ahora en puestos de descenso a Tercera División. A lo largo de la jornada de hoy, Manolo Sánchez Murias, director de fútbol base de Mareo, y Miguel Torrecilla, máximo responsable del área deportiva, mantendrán un encuentro para decidir el nombre de su sustituto, que debutará en la próxima jornada.

Sobre la mesa hay dos nombres que destacan: Sergio Sánchez, técnico del División de Honor juvenil, que ayer garantizó su presencia en la Copa del Rey de la categoría, y 'Caco' Morán, entrenador del conjunto de Liga Nacional. Ambos son los principales candidatos para relevar a Isma Piñera, aunque no lo únicos.

Existe la posibilidad de incorporar un preparador ajeno al organigrama de Mareo para intentar reconducir la situación y conseguir la salvación del filial, una cuestión de capital importancia para el club por lo que supone en la formación de los jugadores.

El propio Isma Piñera, al término del partido ante el Durango, que finalizó 1-2 con un gol en el último minuto de la prolongación, asumía que su continuidad en el cargo era difícil. «La situación es jodida y tengo que pensarlo», afirmó el técnico gijonés, que deslizaba incluso la posibilidad de presentar su renuncia.

El filial inició la Liga sin otro objetivo que ofrecer el mismo rendimiento de la temporada anterior en la que concluyó la competición en segunda posición, solo superado por el Mirandés.

José Alberto había sido capaz de reconstruir el equipo a pesar de la marcha de futbolistas que habían sido claves en el proyecto anterior. El técnico ovetense dejó el banquillo después de trece jornadas con el filial con el equipo clasificado en la quinta posición con 23 puntos, empatado con el cuarto, el Mirandés.

En la actualidad, el cuadro rojiblanco ocupa el puesto trece con 32 puntos pero solo uno por encima del puesto de promoción que, al término de la última jornada, ocupa el Real Unión. El Gernika, el último conjunto que cierra los puestos de descenso tiene solo tres puntos menos que el Sporting B, por lo que la situación clasificatoria del filial es muy delicada.