El Sporting se queda a medias

El Sporting se queda a medias

Los rojiblancos marcaron a dos minutos del final, pero el Girona empató en la siguiente jugada

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

El punto cosechado por el Sporting en Gerona es un gran resultado. Sobre todo si se tiene en cuenta que los gijoneses jugaron con un hombre menos durante media hora. Pero el sportinguismo se quedó con la miel en los labios tras ver que Aitor García estrenó el marcador cuando tan solo faltaban dos minutos para que se cumplieran los noventa reglamentarios.

Un Sporting paciente, bien posicionado y con las ideas claras, se presentó en Montilivi con la idea de demostrar que el nuevo proyecto nada tiene que ver con el de la pasada temporada. José Alberto sorprendió con la titularidad de Pablo Pérez en la banda izquierda. El gijonés se ganó la titularidad durante la pretemporada a vista de su entrenador y obtuvo su premio ante el Girona. Se dejó notar en los últimos metros, pero le faltó decisión en sus decisiones, sobre todo cuando le tocó definir algunas jugadas. El resto del once fue el esperado, con Borja López y Babin en el centro de la zaga y con Nacho Méndez acompañando a Manu García y Javi Fuego en la medular.

1 Girona

Juan Carlos, Alcalá (Gumbau, m. 65), Juanpe, gnasi Miquel, Maffeo, Mojica (Aday, m. 45), Granell, Diamanka (Samu, m. 65), Borja García, Jairo y Marc Gual.

1 Sporting

Mariño, Molinero, Damián, Babin, Borja López, Javi Fuego, Manu García (Unai Medina, m. 59), Nacho Méndez, Carmona (Aitor García, m, 70), Pablo Pérez y Djuka (Álvaro Vázques, m. 89).

Goles:
0-1: M. 87, Aitor García. 1-1: M. 89, Borja.
Árbitro:
Trujillo Suárez. Amonestó a Alcalá, Miquel en el Girona a y en el Sporting a Carmona. Expulsó con roja directa a Damián.
IncidenciAS:
partido disputado en Montilivi ante 8.183 espectadores.

El primero en avisar en el choque fue el Girona con un disparo lejano, que Mariño desvió a saque de esquina. Fue la única ocasión que obtuvieron los locales en la primer parte. A partir de ahí, el Sporting empezó a comerle terreno a los catalanes hasta el punto de desaprovechar un par de buenas acciones para haberse adelantado en el marcador.

La seriedad defensiva del cuadro de José Alberto dio paso a un centro del campo que aportó grandes pases a los hombres más adelantados. El trivote fue lo más destacado del primer acto. Tanto Fuego, como Manu y Nacho Méndez leyeron bien el duelo. Ganaron la gran mayoría de los balones divididos y contribuyeron con asistencias que ni Djurdjevic ni Pablo Pérez pudieron aprovechar.

El poleso es el gran líder del equipo sobre el campo. Ordena, equilibra y dirige al nuevo Sporting, que dejó una agradable imagen en su estreno esta campaña. Aunque al cuadro gijonés le faltaba definir: La gran asignatura pendiente durante la pretemporada.

El guión en la segunda parte cambió por completo. El Girona puso una marcha más y embotelló al Sporting, pero los gijoneses aguantaron las embestidas. Mariño ayudó a ello con una de sus ya conocidas paradas. Sacó la mano derecha cuando medio estadio cantaba gol.

Pero lo que realmente varió los planes de José Alberto fue la expulsión por roja directa de Damián Pérez. El lateral vio la cartulina roja por una acción en la que en un principio el colegiado no vio ni falta. Sus ojos no le engañaron, el lateral del Sporting tocó el balón antes de que su pierna impactara fortuitamente en el muslo de su marca. El partido se paró, la jugada se revisó en el VAR y Trujillo mostró el camino de los vestuarios al argentino.

Más Sporting

José Alberto movió el banquillo. Retiró a Manu García y Nacho Méndez quedó como pareja de Javi Fuego con Djurdjevic como única referencia ofensiva. Tocaba sufrir para lograr un resultado positivo en Montilivi.

A pesar de la inferioridad numérica. El Sporting pudo marcar a veinte minutos para el final. Una gran asistencia de Pablo Pérez no supo aprovecharla Djurdjevic. Al serbio le sigue costando definir las acciones cuando se planta ante los metas rivales.

El Girona apenas inquietó en los instantes finales. El cuadro de José Alberto replegó y complicó el juego a los catalanes. Tan solo les dejó probar fortuna desde la frontal del área y la gran mayoría de los disparos se fueron desviados.

A diez minutos del final, Aitor García estrelló un balón al larguero. Un disparo suyo se envenenó tras tocar en un defensa, pero la fortuna no sonrió al Sporting. Tampoco obtuvo fortuna Djurdjevic en un disparo desde la frontal, que envió a saque de esquina Juan Carlos.

La locura se apoderó de los jugadores del Sporting con un zurdazo de Aitor García. El extremo se dejó notar dos minutos antes y cuando pudo, firmó su gol en Montilivi. Saltó la sorpresa en Gerona porque pocos esperaban una reacción así ante un recién descendido. La alegría duró un minuto. Tiempo que tardó Borja en empatar el partido. La igualada dejó helados a los hombres de José Alberto.

En líneas generales, el Sporting estuvo de notable alto ante un recién descendido. Un punto que sabe a poco, pero que se debería de apreciar después del gran esfuerzo de los asturianos. Al equipo le falta definir. Es el único pero que se le puede poner al estreno liguero del cuadro gijonés. El resto aprobó con nota.