«El Sporting tiene que estar siempre entre los seis primeros»

Molinero se dispone a poner un centro al área. / A. GARCÍA
Molinero se dispone a poner un centro al área. / A. GARCÍA

«Aquí hay mucha exigencia. El año que viene habrá la misma presión y el que no esté listo no podrá estar», avisa Molinero | «Si no estamos peleando por el objetivo es porque no lo merecemos. No hay que esconderse», asume el lateral rojiblanco

J. BARRIOGIJÓN.

Atornillado en su asiento en la sala de prensa de Mareo, después de finiquitar el penúltimo entrenamiento del año, Francisco Molinero habló alto y claro, con el morro torcido por el desenlace de la temporada. De pasado y de futuro, expresando la opinión sincera y directa de un futbolista que acumula 377 partidos como profesional. El lateral toledano, de 33 años y con otra temporada más de contrato, sintetizó su pensamiento de lo que había sido el curso en una frase: «Si no estamos peleando por el objetivo es porque no lo merecemos. No hay que esconderse».

Su razonamiento pivotó fundamentalmente sobre la irregularidad de un equipo que solo estuvo un par de jornadas enganchado en los seis primeros puestos. «Hemos sido irregulares», apreció. «Si no te da para llegar al objetivo es porque no lo has hecho bien. En una categoría como esta hay que ser muy regular y nosotros no lo hemos sido», redundó autocrítico.

Pero más sonoridad que sus pensamientos del curso, que se cerrará mañana, tuvieron sus mensajes del futuro, ambiciosos y asumiendo la presión que tendrá el equipo la próxima temporada. «Tenemos que ser conscientes de dónde estamos», arrancó el veterano futbolista, para proseguir: «Aquí hay una historia, una masa social. Hay que ser conscientes de que aquí tenemos que estar entre los seis primeros y si puede ser entre los dos primeros, mejor. No hay otra, no hay más objetivos. Este club es así, grande, y tiene esa exigencia. El año que viene habrá esa presión y hay que saber llevarla. El que no esté preparado no podrá estar aquí».

De ahí partió su crítica a la temporada. «Hemos fallado y no hay que esconderse», dijo. «Hay que dar la cara y reconocerlo. La temporada no ha sido buena y hemos fallado en ese aspecto», repitió el futbolista, quien, en todo caso, se mostró motivado ante la cita de mañana contra el Cádiz: «Estamos deseando que llegue el partido y jugarlo, irnos de vacaciones y esperar que el año que viene sea diferente».

Con más frialdad se expresó cuando se le preguntó por la necesidad del Oviedo, dependiente, entre otras cosas, de una victoria del Sporting contra el Cádiz para apurar sus opciones de alcanzar el sexto puesto. «Me da igual. Voy a pensar en lo que pasa en mi partido y lo demás me da igual», subrayó, recordando la situación de los equipos en litigio: «Unos juegan en Pamplona, con Osasuna, que no ha perdido como local. Creo que se refiere a ese equipo (al Oviedo). Y luego está el partido de Riazor con el Dépor, que depende de sí mismo».