Sporting

El Sporting quiere hacer su agosto

Varios futbolistas de la plantilla del Sporting, en un ejercicio de la semana pasada, realizan un círculo en torno al central Borja López, en el suelo. :: arnaldo garcía /
Varios futbolistas de la plantilla del Sporting, en un ejercicio de la semana pasada, realizan un círculo en torno al central Borja López, en el suelo. :: arnaldo garcía

Confía en arrancar con buen pie el domingo en Gerona, mientras afina la búsqueda de un extremo | Uno de los nombres que se mantienen en la agenda de Miguel Torrecilla es el del argentino Nahuel

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El Sporting inicia esta tarde el trabajo para hacer su particular agosto. Con dos días de respiro, oxigenadas las piernas, José Alberto dirigirá hoy (18 horas) el primer entrenamiento oficial de la temporada. Ya sin balas de fogueo, con probaturas que tendrán su eco en la competición para bien o mal, su equipo abrirá juego este domingo en Montilivi (18.30 horas), donde el nuevo proyecto rojiblanco buscará la primera victoria del campeonato ante uno de los recién descendidos de Primera. Un oponente de uñas en un pasado no muy añejo por la resolución de aquel explosivo ascenso del Sporting de los 'guajes'. Vendrá con morbo el domingo.

La cocina del encuentro se llevará a cabo en cinco sesiones, dos en la intimidad y una última a los pies de Montilivi, el mismo sábado, cuando la expedición viajará a primera hora hasta Gerona. La plantilla y su entrenador, que dirige su primer proyecto desde cero, están concienciados de la necesidad de empezar con buen pie, dejando una prometedora imagen frente a la compañía que entrena Juan Carlos Unzué, a la que cuelgan estos días en su casa varias interrogantes por la derrota contra el Huesca con la que precintó la pretemporada (0-2). Con todo, imponen respeto muchos de los nombres que conviven en el vestuario de Montilivi, denotando un pasado cercano en la élite: Borja García, Samu Sáiz, Muniesa y Stuani, entre otros.

Montilivi representa el primer kilómetro de la ruta y un destino para embellecer la estadística de la historia. De los diez últimos arranques en Segunda División, el Sporting logró rebañar los tres puntos en cinco ocasiones, aunque la cifra cae sensiblemente cuando ejerce como visitante en la primera jornada. En los cinco últimos comienzos del Sporting como forastero, únicamente logró la victoria en un partido en Los Pajaritos. Aquel año desembocó, además, en el ascenso del proyecto de Abelardo.

Mientras los futbolistas engrasan la propuesta para el domingo, en las oficinas de Mareo se trabaja a estas alturas sin la presión del último año, pero con el radar bien activo. En principio, el proyecto está prácticamente cerrado. Sin estar totalmente descartada, la posibilidad de incorporar un portero más parece desvanecerse, cada vez más lejana. En Mareo se confía en el crecimiento de Christian Joel y Javi Benítez a la sombra de Diego Mariño. Sí está abierta la puerta de par en par a la incorporación de un extremo, una demarcación que sigue bajo sospecha tras la pretemporada. Bien para la banda izquierda de una forma más específica -la prioridad, pero más difícil de encontrar en el mercado- o para la derecha. En este último supuesto, además de otros futbolistas que ya hay en la plantilla, José Alberto contaría con la dualidad de Aitor García, con el que más claro lo tienen los técnicos.

Uno de los nombres que se mantiene en la agenda de Miguel Torrecilla es el del argentino Nahuel Leiva, propiedad del Olympiacos y que jugó en el tramo final del curso pasado a préstamo en el Deportivo. Su situación parece encaminarse hacia una nueva salida, como cedido o con una rescisión de contrato, del club de El Pireo. También fue observado José Carlos Lazo, extremo de 23 años del Getafe, aunque en principio no entra en los parámetros económicos del Sporting. Torrecilla cuenta con otras posibilidades y no se pierde de vista la opción de la casa, Bertín, pero se considera que tiene que dar un paso al frente antes en el filial.

Más Sporting

Mercado de invierno

Todo parece estar condicionado, en cualquier caso, a que el canario Hernán Santana encuentre acomodo en este tramo final del mercado de verano, al que le restan unas tres semanas (finaliza el 2 de septiembre). Tanto el club, como los propios agentes del futbolista, trabajan sobre la base de una operación para que el mediocentro saliera cedido, pero no se han registrado avances significativos en los últimos días.

Otra opción, que sopesan en algunos sectores del Sporting con independencia de la situación de Hernán, es la conveniencia de esperar a la ventana del mercado invernal para redondear el proyecto reforzando esa posición o alguna otra por lo que pudiera pasar hasta entonces, entendiendo que la mayor parte de los objetivos establecidos para este verano se han cumplido y que, por el momento, no hay un jugador en el mercado que satisfaga totalmente a los técnicos para esa demarcación y encaje en el tope salarial, muy apretado tras el esfuerzo de este verano.

Aun sin él, el club y los técnicos consideran que el proyecto reúne las garantías suficientes para afrontar la competición, que empieza este domingo. Será el termómetro más realista para un grupo que evitó medirse en pretemporada a los de su categoría.