Sporting

El viaje a ninguna parte del Sporting

Damián Pérez se lamenta durante el partido disputado el domingo en el Estadio Fernando Torres de Fuenlabrada. / DANI SÁNCHEZ

El equipo repite por segundo año consecutivo el peor arranque fuera en once temporadas en Segunda, pero con el registro más pobre de goles | El club mantiene la confianza en José Alberto, que se reunió ayer con Miguel Torrecilla para analizar la situación

JAVIER BARRIOGIJÓN.

«Seguimos buscando esa respuesta a la pregunta que nos hacemos todos», reconoce circunspecto Diego Mariño. La inmersión en la temporada del Sporting está siendo degenerativa, imprevisible y preocupante. Para muestra, un botón. En apenas tres días, el sportinguismo ha pasado de desayunar con la alegría del triunfo frente al Almería a acostarse, el domingo, derrotado por el modesto Fuenlabrada, alimentando esa pésima impresión que va dejando el proyecto en sus desplazamientos. Si no se corta, la dinámica actual es la de un viaje a ninguna parte, con un equipo que se ha convertido por méritos propios en el peor visitante de Segunda con la Ponferradina, Deportivo y Mirandés, todos ellos con solo dos puntos arañados en sus desplazamientos.

José Alberto, que se encuentra en el centro del debate, mantuvo ayer la habitual reunión con sus futbolistas antes del entrenamiento para analizar lo sucedido y el momento del equipo. Luego, tras la sesión, en la que se le vio con la energía de siempre, tuvo un amplio encuentro con Miguel Torrecilla en el interior de las oficinas para analizar la situación. El club, como informó EL COMERCIO la semana pasada, mantiene por el momento su confianza en el técnico, aunque algunas de las decisiones que ha tomado, en este caso referentes a la administración de las fuerzas de sus jugadores (el Sporting jugó también el jueves con el mismo once que el domingo), provoquen discrepancias. Por otra parte, pese a que al final del partido en el Fernando Torres hubo referencias de algunos jugadores al cansancio por la carga de partidos como uno de los motivos del apagón final, todos ellos se confesaron alineables al cien por cien antes de afrontar la cita en Fuenlabrada.

Más Sporting

Últimos 17 años

No se espera ningún cambio de criterio a corto plazo, salvo que el equipo siga sin despertar en la clasificación o tenga un batacazo que pueda forzar un gabinete de crisis, con el estudio de un relevo. En ese sentido, las derrotas ante Las Palmas y el Fuenlabrada generaron mucha preocupación por su rotundidad, sin réplica en ningún momento del Sporting. En Mareo mantienen inamovible hasta la fecha el pensamiento de dar continuidad a este proyecto y confianza a José Alberto y su equipo de trabajo, sobre todo con la inestabilidad que ha tenido el banquillo en estos últimos años en Segunda. Hasta tres entrenadores en dos años y medio han pasado por El Molinón.

Uno de los problemas que se detectan en el Sporting, el más llamativo, es la dificultad que tiene para generar fútbol ofensivo, sin tirar ni una sola vez a puerta en noventa minutos de fútbol en Fuenlabrada. Se aprecia una excesiva dependencia del talento de Manu García, además, sin que ningún otro futbolista de segunda línea le secunde. Con este panorama, los delanteros se convierten en llaneros solitarios lejos de El Molinón, contabilizando el Sporting en este momento el registro más pobre de goles a favor en Segunda de los últimos diecisiete años de historia. Uno en cinco partidos. El nivel de los jugadores, por otra parte, ha sido irregular o en muchos casos por debajo de lo esperado en un equipo que parte con el objetivo del 'play off'. Más allá de José Alberto, tienen que dar un paso al frente inmediato.