Sporting

José Alberto: «Hay que jugar con el corazón caliente y la cabeza fría»

José Alberto, durante el entrenamiento del Sporting esta mañana./ARNALDO GARCÍA
José Alberto, durante el entrenamiento del Sporting esta mañana. / ARNALDO GARCÍA

El entrenador del Sporting explica que «cerramos los entrenamientos para estar tranquilos»

ANDRÉS MAESEGijón

Se acabó la «tranquilidad» con la que ha preparado el Sporting el encuentro ante el Real Oviedo. Con ese objetivo, el de estar relajados y ajenos al ambiente que rodea el choque, confeccionó el cuerpo técnico una semana de trabajo marcada por las sesiones a puerta cerrada. A partir de mañana, la plantilla se verá las caras con su afición.

Lo hará para recibir el cariño y los ánimos de su gente en el último ensayo de la semana (10:30 horas) en Mareo. «El que no sepa qué partido se jugará el domingo, lo verá a partir de mañana», comentó José Alberto sobre sus futbolistas.

Noticias relacionadas

El trabajo del técnico ha estado marcado, entre otros aspectos, por rebajar las emociones del vestuario: «Estos partidos son diferentes. Independientemente de la posición y de las rachas. Hay que jugar el partido con el corazón caliente y la cabeza fría».

Para él será su primera experiencia en el banquillo rojiblanco. Así lo recordó en Mareo. «Para mí es el primer derbi y tengo muchas ganas de vivir un partido de los grandes en el fútbol español. Es una pena que se juegue en Segunda y no en Primera», afirmó.

Una semana más, José Alberto no ha dado pistas del posible once, pero todo hace indicar que Babin volverá al centro de la defensa. «Babin ha entrenado bien durante toda la semana. Está en condiciones para poder participar», explicó.

Sin dar un favorito sobre el papel, el preparador destacó que «llegamos en nuestro mejor momento anímico. Las tres victorias consecutivas nos hn dado confianza y seguridad en lo que hacemos».

Su principal objetivo ahora es «saber gestionar las emociones. Un exceso de motivación puede tensionar a los futbolsitas. Por eso hemos querido cerrar las puertas y estar tranquilos», explicó.

Desde mañana la afición y el equipo volverán a ser uno: «Veremos a nuestra gente. Tengo muchas ganas de vivir esos momentos».