Sporting

Manu García ya está en Asturias para ultimar su fichaje por el Sporting

Manu García ya está en Asturias para ultimar su fichaje por el Sporting

El nuevo fichaje del club rojiblanco ha pisado suelo asturiano a las 8:30 de esta mañana procedente de Barcelona

A. MENÉNDEZ / V. M. ROBLEDO / I. ÁLVAREZGIJÓN.

Manu García ya está en Asturias para cerrar los últimos flecos de su fichaje por el Sporting, al que retornaría cuatro años después de su marcha al Manchester City cuando todavía era jugador en edad cadete y con el que llegó a debutar en la Premier League hace dos temporadas con 18 años. El club rojiblanco colgaba en su cuenta de Twitter el billete de avión que ha traído al centrocampista desde Barcelona a la región.

Empezó como un deseo de ambas partes muy difícil de llevar a cabo. Casi un imposible. Pero finalmente Manu García (Oviedo, 1998) es nuevo jugador del Sporting. En verano de 2013, Txiki Beguiristain, hombre fuerte de la dirección deportiva del Manchester City, reclutó al talentoso canterano superando la competencia de los gigantes del fútbol español y sedujo al asturiano para que continuase con su crecimiento en la flamante academia que el club británico estaba rematando para darle un impulso a su cantera. Fue el inicio de una historia de ida y vuelta que se culmina con la confirmación de su regreso a Mareo.

La decisión de salir del Sporting en su día fue compleja para todos. Para Manu, para el club y para su padre Antonio, gran sportinguista. Tenía solo quince años y se marchaba de casa dejando atrás familia y amigos. Era cadete, pero por su talento ya jugaba en Liga Nacional Juvenil. Seis veranos después, a los 21 años vuelve a Mareo, al club de su vida.

Tal y como adelantó EL COMERCIO en su edición digital tras informar previamente sobre la operación, el Sporting cerró la llegada de Manu García ayer tras acelerar los contactos con el Manchester City en las últimas jornadas. Especialmente durante el jueves y el viernes. El deseo del jugador ha sido clave para desbloquear una operación muy compleja, repleta de dificultades. La entidad gijonesa ha realizado un esfuerzo económico y finalmente persuadió al vigente campeón de la Premier tras imponerse a otros clubes que pretendían al jugador como el Granada, que había realizado una oferta por su cesión con una opción de compra de cuatro millones de euros de obligada ejecución en caso de permanencia.

Fruto de su notable temporada en el Toulouse y anteriormente en Breda, Manu García había despertado el interés de clubes europeos importantes y de competiciones de primer nivel. Pese a ello, Manu García siempre tuvo presente al equipo gijonés. «Estoy en un momento en el que quiero crecer y un paso al Sporting lo sería», anunció el futbolista en una entrevista para este periódico.

Más noticias

Cerca de las ocho de la tarde, el club alimentó la cuenta atrás del anuncio del fichaje con un guiño en Twitter. Con el eslogan de «un club con alma» por el golpe de efecto que supone el fichaje y con un reloj de la marca 'Citizen', en referencia al club británico. Con la llegada de Manu García, el Sporting cierra antes de iniciar la segunda semana de pretemporada la cuarta incorporación en el presente en el mercado estival, tras las de Javi Fuego, Unai Medina y Álvaro Vázquez.

Un fichaje que supone un salto de calidad en la plantilla, con la llegada de un centrocampista el pasado lunes había iniciado la pretemporada a las órdenes de Pep Guardiola y destaca por su estilo creativo y su visión de juego. Un refuerzo que confirma la dimensión del proyecto que está gestando el Sporting, que busca construir un bloque formado por futbolistas con un marcado componente sentimental y que, además, eleve el nivel competitivo.

Con estas directrices se trabaja desde hace meses en los despachos de la Escuela de Fútbol de Mareo y se han anunciado las llegadas de Javi Fuego y de Manu García. Sin tanto poder monetario, el Sporting ha seducido a las últimas incorporaciones, con mejores ofertas en el plano económico, presentando un proyecto realista, pero ambicioso y con unas señas de identidad muy claras.

El sueño de un sportinguista

A partir de la próxima semana se espera que Manu García se incorpore a los entrenamientos y entonces llegará su reencuentro con algunos de sus excompañeros en categorías inferiores como Nacho Méndez, Dani Martín, Pelayo Suárez y Bertín. También volverá a unir su camino con el de José Alberto López, con quien convivió durante dos temporadas dentro de su meteórica progresión en Mareo, que cautivo a los grandes clubes españoles y le abrió las puertas de la academia del Manchester City.

Antes de abandonar Mareo rumbo a Inglaterra, el padre del talentoso centrocampista se esforzó en que el Sporting recibiera una compensación económica por la formación de su hijo. Gesto de buena voluntad antes de un viaje que ahora ha terminiado siendo de ida y vuelta para el prometedor jugador, que heredó el amor al rojiblanco de su progenitor, Antonio. Aunque natural de León, es ferviente seguidor del equipo gijonés. «Gracias a mi padre, sportinguista de toda la vida, también soy del Sporting», reconoce el jugador.

José Alberto ya tiene el '10' que anhelaba. Seis veranos después, Manu García vuelve al Sporting. Lo hace con la ilusión de contribuir al salto a la máxima categoría, como ya logró en Holanda. Allí se convirtió en ídolo de la hinchada del NAC Breda al liderar el regreso del club a la élite.