Manu García: «Será una pasada jugar en El Molinón con mis compañeros de generación»

Manu García, durante su presentación en Mareo./ARNALDO GARCÍA
Manu García, durante su presentación en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

«Es un sueño hecho realidad», asegura en su regreso y proclama que «este club tiene que estar en Primera»

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

Apoyado por su familia, presente entre el más de medio millar de aficionados que acudieron a Mareo para observarle con atención durante su primer entrenamiento, Manu García ha sido presentado este mediodía como nuevo jugador del Sporting. «De momento, no me lo creo mucho. Me fui estando en la parte de los vestuarios de la cantera y llegar e ir directamente al primer equipo es un sueño realidad», ha confesado el joven centrocampista en la sala de prensa, ante la mirada ilusionada de sus padres y flanqueado por Miguel Torrecilla.

El director deportivo rojiblanco, que elogió sus «cualidades como pasador y organizador de juego», destacó su mejoría a nivel defensiva y su «robo tras pérdida» la pasada temporada en el campeonato galo que le han convertido en «un jugador muy completo con un gran futuro por delante». Nuevos registros en su juego que el talentoso mediocampista pondrá a las órdenes de José Alberto en su reencuentro con el técnico ovetense. «Sé que me tengo que volver a acostumbrar a lo que él pide porque vengo de diferentes países con otros estilos de juego, pero espero adaptarme pronto», ha expuesto tras su primer entrenamiento con sus nuevos compañeros, entre los que se encontraban viejos amigos de las cantera sportinguista.

«Con mis compañeros de generación compartimos muchos momentos en categorías inferiores y será una pasada jugar en El Molinón con ellos», ha afirmado el fichaje más caro de la historia del Sporting, consciente de que el esfuerzo económico de la entidad en su fichaje va aparejado a una elevada exigencia. «Presión va a haber, pero me gustan este tipo de situaciones», ha proclamado sin ambages, con la misma claridad expresada a la hora de referirse a la meta que espera cruzar a final de temporada.

«El reto es el ascenso, este club tiene que estar en Primera», ha señalado el ovetense, que ya vivió ese contexto de necesidad de regresar a la élite durante sus seis primeros meses en Holanda con el NAC Breda. «Puede ser un año ilusionante y espero que sea así», ha afirmado el centrocampista, agradecido a todas las personas implicadas para que la vuelta su hogar deportivo fructificase y pueda compartir vestuario y medular con otro hijo pródigo rojiblanc como Javi Fuego. «Fue uno de los motivos de mi llegada, al final ayuda que alguien de la casa vuelva de esta manera y dé ilusión a la afición. A escucharle y a aprender de él», ha indicado.