«El grupo está con el míster»

Molinero se dispone a buscar un centro, vigilado por Robin Lod, de espalda. / A. GARCÍA
Molinero se dispone a buscar un centro, vigilado por Robin Lod, de espalda. / A. GARCÍA

Molinero confirma el respaldo de la plantilla a Baraja y llama a demostrar que «somos 30 líderes en este vestuario»

J. BARRIO GIJÓN.

Veinticuatro horas después de la confirmación de Miguel Torrecilla, Francisco Molinero puso voz al sentir del vestuario del Sporting, tocado en su orgullo, alineado con la decisión del club de dar continuidad a Rubén Baraja y cerrando filas en torno al técnico. «El grupo está con el míster», sentenció el lateral durante una intervención que se extendió por algo más de diez minutos, en la que martilleó en varias ocasiones con una petición estudiada y bien dirigida hacia el entorno: «Tenemos que estar todos unidos».

A la situación de Baraja, primero, se refirió en varias ocasiones, consciente de lo que se juega el técnico el domingo. «Es nuestro entrenador desde que empezó la temporada y estamos con él. El grupo está fuerte. Es el momento de estar unidos, al cien por cien y de pensar en el Málaga, que es lo más importante», aseguró el veterano lateral, con 334 partidos de Liga a la espalda en el fútbol español. «Veo al míster igual que el primer día, fuerte y con ganas. El grupo está con él y aquí somos todos los que tenemos que asumir la responsabilidad», reivindicó Molinero, que intentó alejar del foco al entrenador para pedir un paso al frente a sus compañeros.

Juntos y unidos

«Solo pensamos en el partido contra el Málaga», aseguró. «No nos vamos a esconder. Tenemos que dar un paso adelante», asumió con sonoridad, concienciado, a renglón seguido, de que «donde tenemos que hablar es en el campo». Y ahí adelgazó la cota de responsabilidad que se le achaca a Baraja: «Es momento de estar juntos, unidos y de saber que con lo que estamos dando no nos llega para lograr una victoria. Hay que dar más y eso es responsabilidad de todos».

Más adelante cogió el reto lanzado por Torrecilla, quien había solicitado el martes la necesidad de que los líderes del vestuario, incluso los más inesperados, levantaran la voz en el campo en este momento de bajón. Aunque Molinero observó de inicio que «lo que al final gana un partido es un grupo», terminó por subir la apuesta y asumir que «tenemos que demostrar que somos treinta líderes en este vestuario, no solo uno».

Pidió un deseo al sportinguismo a las puertas de la visita del Málaga a El Molinón: «Que siga con nosotros». Y anunció una salida fuerte al encuentro. «Va a ser muy importante, no solo para enganchar a la gente, sino porque será mucho mejor para afrontar el partido. Lo vamos a dar todo», prometió. No obvió la realidad clasificatoria -«son números y no engañan», dijo-, pero defendió que «estamos convencidos de que vamos a revertir esto y lo vamos a conseguir entre todos». Y puso al servicio de la causa su experiencia, con el Getafe y el Betis, con los que ascendió: «He estado en situaciones peores y al final, cuando estamos unidos, llega la recompensa».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos