Sporting

El Sporting pone en juego su credibilidad

José Alberto, junto a su segundo, Iván Hernández, durante la sesión de ayer en El Molinón a puerta cerrada. / ARNALDO GARCÍA
José Alberto, junto a su segundo, Iván Hernández, durante la sesión de ayer en El Molinón a puerta cerrada. / ARNALDO GARCÍA

Con escasas opciones de alcanzar el sexto puesto, la plantilla pretende concluir el curso de la mejor manera y agotar sus opciones de 'play off' | El equipo busca una victoria en Zaragoza que lave la imagen ofrecida en el último mes

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

El final de temporada para el Sporting no está siendo ni el deseado ni el esperado por nadie. A falta de que se dispute el último mes de competición, en el que los rojiblancos jugarán tres encuentros por la descalificación del Reus, la principal labor de José Alberto López es la de no permitir distracciones entre sus jugadores, que consideran remotas las opciones de remontar los siete puntos que les distancian de los puestos de 'play off'.

El curso ha terminado antes de lo previsto con un Sporting que va camino de no alcanzará ni el aprobado en la segunda temporada de Miguel Torrecilla al frente del proyecto deportivo. Tras un mes en el que el equipo tan solo sumó tres de los doce puntos disputados, las opciones de lograr el objetivo mínimo marcado el pasado verano se desvanecieron.

El sueño de terminar entre los seis primeros clasificados se ha convertido en un milagro. Y, como ya comentó José Alberto el pasado sábado, no todos los milagros se cumplen. Este, el que desea cualquier sportinguista, parece que no llegará nunca porque toca recortar siete puntos en cuatro jornadas. Un hecho que resulta improbable para un conjunto que tiene que ganar todo y esperar.

La plantilla, incapaz de doblegar al Lugo en El Molinón la pasada semana, busca un giro radical en La Romareda (21 horas) que le sirva para sumar los tres puntos ante un Zaragoza que aún no está salvado de la quema. Los maños se encuentran a seis puntos del descenso y pretenden que esta noche quede claro quién es el equipo que se juega la vida.

Pese a que José Alberto ha intentado normalizar la semana, tanto a él como a sus jugadores se les ha visto con una actitud diferente. El propio técnico alzó la voz más de lo habitual. Ni quiere ni va a permitir relajaciones en un mes en el que se juega gran parte de sus opciones de continuar la próxima temporada al frente del banquillo del primer equipo.

Más Sporting

El ovetense recupera a Djurdjevic para la causa, pero pierde a Nacho Méndez. El delantero, que fue la gran ausencia ante el Lugo, regresará a la titularidad para acompañar a Álex Alegría en el ataque. No parece que José Alberto busque alternativas a los únicos futbolistas que han aportado en los últimos encuentros.

Si la línea ofensiva no genera dudas al cuerpo técnico, parece que la defensiva tampoco. La pareja formada por Babin y Peybernes es inamovible en el Sporting. Así como lo es André Geraldes en el lateral derecho, cuya intención es la de seguir vistiendo la camiseta rojiblanca la próxima temporada. Una intención que comparte con Peybernes.

Molinero se ha hecho fuerte en la izquierda y parece que continuará una semana más a pierna cambiada. Esta decisión dejará a Canella en el banquillo una semana más. El lavianés, que concluye este junio su compromiso con el Sporting, ha perdido el protagonismo en la banda izquierda.

La novedad de Pedro

Las grandes dudas crecen en la medular. Con Cofie como ancla, José Alberto medita dar entrada a Salvador ante la ausencia de Nacho Méndez por sanción. Con Pedro Díaz como gran novedad en la convocatoria, no sería descabellado pensar en que el canterano pueda ser titular, aunque lo normal es que disfrute de algunos minutos en la segunda mitad.

Con Traver recuperado, tan solo falta conocer quién ocupará el costado opuesto al del valenciano. Lod gana enteros, aunque no es descartable que Carmona pueda regresar a la titularidad.

Lo que resulta evidente es que el Sporting necesita ganar para evitar mayores conflictos y concluir la temporada lo más dignamente posible. Varios componentes del equipo se juegan su futuro y algunos ya piensan en la próxima temporada. Pero antes de pasar página, toca estar a la altura del Sporting y su afición.