El Sporting no quiere perder la sonrisa

Arnaldo García /
Arnaldo García

José Alberto debe reconstruir la banda izquierda ante las bajas de Molinero y Aitor García | El extremo andaluz sufre una lesión muscular en el cuádriceps izquierdo que le impedirá jugar ante el Nástic y abre la puerta a la titularidad de Carmona

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

La dureza de la competición comienza a pasar factura entre los futbolistas con mayor número de minutos acumulados a lo largo del curso. Babin fue el primero en caer en pleno mes de febrero, al internacional de Martinica le siguió Carmona y ahora el turno es para un Aitor García, que sufre una lesión muscular en su cuádriceps izquierdo que le impedirá formar parte de la relación que facilite hoy, después del entrenamiento José Alberto.

El técnico tendrá que echar mano del fondo armario y encontrar un recambio que no baje el rendimiento ofrecido por el bloque rojiblanco en las últimas siete semanas, saldadas con 19 puntos sobre los 21 disputados. La dificultad para el preparador aumenta con la baja por acumulación de amarillas de Molinero.

En medio de la Semana Santa, José Alberto permitió el acceso de aficionados al entrenamiento el pasado jueves. Un hecho que aprovecharon cientos de sportinguistas para fotografiarse con sus ídolos y, de paso, mostrarles su apoyo antes del viaje a Tarragona del cuadro rojiblanco. Allí, el Sporting acude con la necesidad de sumar tres puntos ante un equipo hundido en la clasificación -a diez puntos de la salvación- con solo ocho jornadas paraa lograr la permanencia. Un rival herido del que no se fía nadie en el vestuario. «No podemos confiarnos», destacaba Peybernes esta semana.

El regreso del capitán

El central será de la partida en una línea defensiva que se verá modificada en el costado izquierdo ante la ausencia de Francisco Molinero por sanción. El lateral vio la quinta tarjeta amarilla ante el Granada el pasado viernes, por lo que no se desplazará a Tarragona con la expedición rojiblanca. Su lugar lo ocupará el primer capitán del Sporting. Roberto Canella regresará a la titularidad después de haberla perdido el ocho de febrero, en el duelo en el que el equipo de José Alberto cayó derrotado en El Molinón ante Osasuna.

Más Sporting

Su principal tarea será la de no disminuir el rendimiento de un equipo que ha ganado seis de los últimos siete encuentros y que no pierde un partido desde el 24 de febrero, ante el Rayo Majadahonda. Casi dos meses invictos han llevado al Sporting a situarse en plena batalla por hacerse un hueco entre los seis primeros.

La vuelta de Canella al equipo no será la única. Ayer se conoció el alcance de la lesión de Aitor García. El extremo sufre una rotura muscular en su cuádriceps izquierdo, que le obligará a descansar, como mínimo, este fin de semana. Desde que firmó por el cuadro gijonés siempre ha sido titular, haciéndose dueño de la banda izquierda del ataque gijonés.

El abanico de posibilidades para suplir al atacante es amplio. José Alberto tiene las opciones de Robin Lod e Ivi López para que actúen por delante de Canella. El finés lleva dos semanas sin entrar en los planes del preparador. Su última participación fue ante el Málaga. Desde entonces, Lod se ha quedado fuera de las citaciones del Sporting. Ivi López, una alternativa, es uno de los recambios del que echa mano el entrenador en las últimas jornadas.

Ambos tienen opciones, la lógica invita a pensar que José Alberto devolverá a Traver a la banda izquierda y Carlos Carmona ocupe el flanco derecho. El mallorquín lleva dos semanas esperando su oportunidad y el sábado en Tarragona podría llegar.

El resto del equipo será el ya recitado de memoria por el sportinguismo. Djurdjevic y Alegría volverán a ocupar la línea de ataque, mientras que Babin y Peybernes actuarán en el centro de la zaga. El Nástic, antepenúltimo clasificado, se juega gran parte de sus aspiraciones de salvación. Ante un rival inferior sobre el papel, el Sporting podría encontrarse con la tesitura de tener que llevar el peso del partido. Para ello, José Alberto continuará con Nacho Méndez en la medular. El papel del luanquín, que repetirá al lado del incombustible Cofie, podría ser esencial en el Nou Estadi. Por su botas pasarían las opciones de regresar con los tres puntos que mantengan a los rojiblancos en la batalla por el 'play off'.

Sin margen de error, el cuadro gijonés jugará el sábado uno de los tres duelos que le quedan por disputar lejos de El Molinón antes de despedir la competición regular. El equipo busca la tercera victoria consecutiva para alargar la dinámica positiva de resultados. Vencer en Tarragona podría significar el regreso del Sporting al 'play off' de ascenso, unas posiciones que tan solo ocupó en la tercera jornada.