Sporting

Sporting | Robin Lod: «Tengo otro año, pero quiero jugar»

Robin Lod se dispone a controlar un balón durante el entrenamiento de ayer en Mareo./ARNALDO GARCÍA
Robin Lod se dispone a controlar un balón durante el entrenamiento de ayer en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

«Ha sido una temporada difícil para mí, puedo hacer mucho más», asegura el finalndés | Se reunirá en las próximas semanas con el club para estudiar su caso, con una posible salida como desenlace

JAVIER BARRIOGIJÓN.

A Robin Lod (Helsinki, 1993) la mala temporada del Sporting le ha fagocitado, presentándole como una apuesta fallida, aunque en el detalle su pobre rendimiento sea el resultado de una concatenación de circunstancias. Problemas físicos, un largo periodo de adaptación, las llamadas de su selección, su propia irregularidad y la gestión que han hecho de él los técnicos. Por una u otra razón, no ha encadenado más de cuatro titularidades consecutivas esta temporada. «Ha sido difícil», asume el finlandés en castellano, breve en sus respuestas y con algún lógico paso en falso, pero sorprendente en la pronunciación. «Tuve la selección, partidos en los que jugué, otros en los que me quedé fuera. Nunca tuve continuidad, ni confianza. Fue muy difícil para mí», resume.

Como resultado de esto, el '17' que lleva en la espalda refleja su lugar en el reparto de minutos de la plantilla -Alegría llegó en enero y ya suma 38 minutos más que él-, pese a haber sido incorporado como uno de los elementos seleccionados para marcar la diferencia en este Sporting. «Ha sido difícil para mí. Creo que son muchas cosas», reitera con cierta amargura. Los cuatro goles que suma, con el doblete en La Romareda, le convierten en el tercer máximo realizador del equipo, confirmando esa doble impresión que hay con él. «Los goles no son importantes para mí cuando el equipo no gana», replica.

Su plan de ruta, explica más adelante, consiste en concluir estos dos últimos partidos de la mejor forma y reunirse con Miguel Torrecilla, incluso con José Alberto -«no he hablado con él, pero lo haré»-, para analizar su situación y valorar su futuro, que, salvo sorpresa, se presenta lejos de Gijón. En su primer boceto, el club estudia la forma de relajar su masa salarial, además de con los jugadores que van a salir por la finalización de su contrato o de su cesión. Y el nombre de Lod, así como el de Cofie, está sobre la mesa. Tiene otro año más de contrato y es un futbolista en el que siguen confiando en Mareo. Pero al mismo tiempo cuenta con una de las fichas más altas de la plantilla y José Alberto apenas ha contado con él, buscando más vértigo por la banda e instalándose en el 4-4-2. «Tengo un año más aquí y puedo hacer mucho más, pero también quiero jugar como todos los futbolistas», reconoce él. Ese «quiero jugar», que repite en varias ocasiones, determina su máxima prioridad para el próximo año por encima de cualquier cosa.

Más Sporting

Incluso observa como un factor secundario que el Sporting siga en la División de Plata, una categoría en la que no le importaría continuar con más participación. «No creo que sea un paso atrás seguir en Segunda, porque este club es grande y tiene mucha historia. Estoy en un equipo que necesita jugar en Primera y, si puedo ayudarle a ello, bien», expone el internacional por Finlandia, anticipando, de paso, que el próximo curso será más apretado por los compromisos de su selección en el camino hacia la Eurocopa: «Será muy difícil para mí porque tendré partidos con Finlandia y, al mismo tiempo, con el Sporting, y quiero jugar con los dos».

Asume con humildad que su rendimiento no ha sido el esperado, considerando que puede rendir de forma más estable y elevada. «Como dije, esta fue una temporada muy difícil para mí, pero puedo hacer mucho más», asegura en un par de ocasiones. «Todos los jugadores juegan mejor cuando tienen mucha confianza. Es normal», sentencia. Y rechaza que se haya arrepentido en estos meses de su decisión de fichar por el Sporting vista la experiencia: «No. Yo quería venir aquí y jugar lo mejor posible».

Sufrimiento sin espacios

Los técnicos de Mareo confirmaban en estas últimas semanas de Robin Lod la impresión que se extrae de sus entrenamientos, visto su fútbol de forma extremadamente racionada en los partidos. Es un futbolista con mucho talento y gol, pero -matizan- le ha costado un mundo encajar en Segunda. Ha sufrido sin espacios, con marcajes muy pegajosos y con un fútbol más físico que de control. Dos de sus mejores encuentros, recordaban estos días, se produjeron curiosamente frente al Eibar y el Valencia en la Copa del Rey. «Jugué bien esos dos partidos, pero querría jugar bien siempre, no contra equipos de Primera o de Segunda. Quiero hacerlo lo mejor posible en todos los partidos», explicó el finlandés.