Sporting

El Sporting vuelve a ganar en casa

El Sporting vuelve a ganar en casa
DAMIÁN ARIENZA

Los rojiblancos vencieron al Tenerife con goles de Babin y Djurdjevic | José Alberto consigue otra victoria en su segundo encuentro como entrenador del equipo rojiblanco

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Los aplausos regresaron a El Molinón. Lo hicieron para despedir a los jugadores del Sporting, que sumaron su segunda victoria consecutiva con José Alberto en el banquillo.

Fue atrevido el planteamiento del técnico asturiano, que envió a sus pupilos al ataque desde el primer minuto del encuentro. Nada más comenzar el choque, dos buenos robos de balón en las inmediaciones del área del Tenerife sirvieron para que el nuevo Sporting de José Alberto se presentara en sociedad. Una idea que agradó a El Molinón, aunque todavía quedan muchos detalles por pulir.

2 Sporting

Mariño; Geraldes, Peybernes, Babin, Cordero; Cofie (Cristian, m. 55), Sousa, Carmona Blackman, m. 55); Lod (Jiménez, m. 78), Traver y Djurjdevic.

1 Tenerife

Dani; Luis Pérez (Cámara, m. 73), Camille, Alberto, Milla; Acosta (Montañés, m. 68), Malbasic, Carlos Ruiz (Suso, m. 68), Undabarrena, Jorge Sáenz y Naranjo.

Goles:
1-0: m. 62, Babin. 2-0: m. 66, Djurdjevic. 2-1: m. 71, Carlos Ruiz.
Árbitro:
Rubén Ávalos. Amonestó en el Sporting a Djurdjevic, Cordero, Carmona, Babin ; y en el Tenerife a Jorge Sáenz, Acosta, Milla.
Incidencias:
partido disputado en El Molinón.

El primer acto recordó a tiempos pasados. Un encuentro plano, sin ideas de fútbol y sin apenas ocasiones claras. El trivote en la medular lo formaron Cofie, Carmona y Sousa. Tan solo el portugués acabó el encuentro. Un ejemplo de que no funcionó tal y como se esperaba el centro del campo.

El descanso fue esencial para el desenlace del encuentro. Más que el tiempo intermedio, la rápida maniobra de un técnico, que no se arruga al frente del banquillo rojiblanco. Carmona y Cofie abandonaron el partido de un plumazo para dejar sitio a Cristian Salvador y Blackman. El Molinón disfrutó de un sistema con dos delanteros centros, que dejó trastocado al Tenerife.

Más noticias

Oltra tardó en reaccionar. Dos golazos fueron los culpables de que los tres puntos se quedaran en Gijón. El primero de ellos tras un saque de esquina. Babin, de medio tijera, remató un balón suelto para alegría de los casi 20.000 seguidores que depositaron su confianza en el nuevo entrenador.

Djurdjevic se estrena como goleador

Tardó en llegar el estreno goleador de Uros Djurdjevic, pero muchos tuvieron que frotarse los ojos tras ver el tanto del serbio. Uno de esos goles que serán repetidos en la televisión por la espectacularidad del mismo. El delantero controló el balón con el pecho, se lo acomodó con la pierna y mejoró la tijera de Babin con la que el Sporting se adelantó en el marcador.

Parecía la sentencia, pero nada más lejos de la realidad. Con el 4-4-2 se vio un Sporting más protagonista en el ataque, pero también desdibujó al equipo tanto en el centro del campo como en la defensa. El Tenerife pasó a ser el que encontró huecos en el área rival. En uno de los varios contragolpes que creó, llegó el tanto de Carlos Ruiz, que puso el nerviosismo en las gradas.

Tocó sufrir y de qué manera. Pero el sufrimiento y la tensión mereció la pena. El choque terminó con una gran parada de Mariño, que apenas tuvo trabajo durante el choque, pero en una Liga tan igualada puede pasar de todo.

Lo mejor del Sporting fue su descaro, aunque José Alberto tiene que apretar alguna que otra tuerca. También estuvo sobresaliente Babin. Además de aportar con su gol a la victoria, estuvo impecable en la parcela defensiva. Sin duda, un líder en el campo. Que siga así tanto el central, como el equipo. La remontada clasificatoria está más cerca.

 

Fotos

Vídeos