Sporting

El Sporting toca fondo

El técnico Rubén Baraja conversa con su segundo, José Ramón Rodríguez, mientras la plantilla hace carrera en Mareo. / ARNALDO GARCÍA
El técnico Rubén Baraja conversa con su segundo, José Ramón Rodríguez, mientras la plantilla hace carrera en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

El proyecto rojiblanco de Baraja se tambalea en la semana en que se cumplen cien días de su comienzo | El técnico agota su crédito, aunque el consejo respalda su continuidad hasta, al menos, el próximo partido de Liga

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El Sporting 2018-2019 cumplirá el jueves cien días con la sensación de estar perdido en medio de un fuerte oleaje. El habitual periodo de gracia en el que los nuevos proyectos toman el pulso a su entorno, trazan la ruta a seguir y cogen forma está siendo tortuoso para el equipo rojiblanco desde que arrancara la pretemporada el 11 de julio. El empate a última hora el sábado ante el Reus en El Molinón encendió a la afición, que abandonó el estadio con fuertes cánticos contra la directiva y Rubén Baraja, así como con pitos para los jugadores. Las alarmas han saltado definitivamente.

Los números que presenta el Sporting tras la novena jornada son el perfecto reflejo de su gris arranque liguero. Los rojiblancos suman tres victorias, tres empates y tres derrotas, con nueve goles a favor y siete en contra. Su trayectoria les sitúa en la zona media de la tabla, a ocho puntos de los puestos de ascenso directo, dos del 'play off' y cuatro del descenso. La desilusión, en cualquier caso, van más allá de la fría estadística a tenor de lo que se ve sobre el terreno de juego y alrededor del verde.

El problema más evidente a estas alturas de la competición es la falta de gol, magnificado alrededor de la figura de Uros Djurdjevic. Con el fichaje más caro de la historia del club como referente, la producción ofensiva del Sporting alcanza niveles mínimos.

El sábado, contra el Reus, el Sporting sí dispuso de varias aproximaciones peligrosas y ahí toma importancia el mal momento del serbio, al que se le nota la ansiedad por la situación. Djurdjevic falló un penalti, tocó el balón con la mano de forma innecesaria en una acción que terminó en gol y tuvo un par de ocasiones claras para anotar que fueron desbaratadas por el meta del Reus con buenas intervenciones. Los delanteros de los grandes favoritos al ascenso suman a estas alturas más de cinco goles.

El foco de las críticas por el pobre bagaje en ataque no apunta solo al serbio, sino también a Rubén Baraja. El técnico ha sido muy cuestionado en las últimas semanas por las dificultades del equipo para llegar a la portería rival, especialmente lejos de El Molinón. Esta temporada, el Sporting solamente han logrado puntuar la domicilio en Alcorcón, donde arrancó la Liga con un empate. La situación se asemeja peligrosamente a la de la temporada pasada, en la que sus registros fuera lastraron sus opciones de pelear por el ascenso. En algunos partidos de este año, como el de Riazor o el de Pamplona, el equipo ni siquiera disparó a puerta.

Más Sporting

Malas sensaciones

Baraja no termina de dar con la tecla pese a haber probado ya con múltiples variantes. Durante toda la ' apostó por un 4-3-3 que parece haber abandonado definitivamente para tratar de dar encaje a jugadores como Robin Lod. El sábado se llevó una sonora pitada al retirar del terreno de juego a Álvaro Jiménez, seguramente el futbolista con más capacidad de desborde en la plantilla. En la rueda de prensa posterior, Baraja aseguró que el equipo «no puede jugar con esta ansiedad permanente» por la exigencia de la grada, aunque negó sentirse preocupado por la dinámica de resultados del equipo. La directiva respalda su continuidad hasta el próximo partido de Liga. Después, serán los resultados los que aclaren su futuro.

Lo que parece innegable es que la identificación de la afición con la plantilla ha alcanzado mínimos históricos, una situación que multiplica esa exigencia de la afición. La salida de jugadores con larga trayectoria en el club como Sergio Álvarez, Jony o Lora ha reducido el vínculo emocional, igual que la marcha de hombres como Santos o Rubén García, que habían conectado con El Molinón. De los futbolistas titulares solo Canella, Carmona y Mariño llevan en el primer equipo más de dos temporadas.

Las sensaciones no son las mejores para encarar un tramo del campeonato especialmente exigente. En noviembre, el Sporting recibirá en El Molinón al Málaga y al Granada y visitará al Oviedo en el Tartiere. Algunos jugadores llamados a ser importantes como Lod, Peybernes, Blackman o el propio Djurdjevic son aún incógnitas, igual que la propuesta de juego del equipo. Las semanas pasan y la marejada se aviva a su alrededor. El golpe de timón, en la forma que sea, está cerca de convertirse en una necesidad si se quiere reconducir la situación a tiempo.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos