Sporting

El Sporting se toma el pulso en Almería

Robin Lod, delante de varios futbolistas rojiblancos durante el entrenamiento en Almería. / FOTOS CURRO
Robin Lod, delante de varios futbolistas rojiblancos durante el entrenamiento en Almería. / FOTOS CURRO

Baraja estudia alinear a Hernán en la Liga y devolver al once a Djurdjevic para buscar su primera victoria fuera

JAVIER BARRIO GIJÓN.

En los Juegos Mediterráneos de Almería, históricamente un campo de minas para el Sporting reconvertido a provechosa huerta en las dos últimas temporadas, se tomará el pulso hoy el equipo de Rubén Baraja. Resucitado en la Copa con la revolución del 'banquillo', adelgazando la línea divisoria entre teóricos titulares y suplentes, los rojiblancos necesitan cazar esta tarde una victoria en la Liga después de cuatro jornadas de secano, detonante del descolgamiento hacia la zona media de la tabla. Al calor de ese desinfle se ha generado una discusión de órdago sobre el entrenador, la valía de los nuevos fichajes y una desafección social hacia el proyecto.

A modo de tirita sirvió el lingotazo de la Copa, aplaudido por El Molinón, sin que haya suturado del todo la herida. Porque el mayor interés está en la discusión del ascenso, perdida de vista en este momento por el Sporting, obligado a levantar la cabeza ya con su primera victoria a domicilio en los últimos seis meses y medio. A una fotografía en blanco y negro ha quedado reducido aquel último triunfo de la pasada temporada en Zorrilla. Ahí se pierde la pista del éxito como invitado del equipo rojiblanco, cuyo equipo titular de hoy trae miga.

Mucha discusión alimenta el probable once de Rubén Baraja, que trasladó al Municipal de Vega de Acá, en Almería, la última sesión de laboratorio. Será escrutado de forma minuciosa por el sportinguismo. El técnico ha tenido tres días para cavilar sobre lo sucedido ante el Córdoba y, en un giro brusco de timón de la segunda unidad, frente al Eibar en la Copa. Como la noche y el día. Los comportamientos rabiosamente extremos del Sporting en estas dos citas sitúan algunas incógnitas en el once de esta tarde. Públicamente, Baraja reconoció este viernes su satisfacción por la imagen ofrecida el jueves y su compromiso con el rendimiento, pero tampoco se le vio muy ansioso por zarandear el once titular demasiado, además de sopesar la conveniencia de buscar nuevas piernas, sin esfuerzos.

Pocas novedades

No se expresa el exfutbolista del Valencia, en todo caso, como un entrenador de respuesta sonora y revolucionaria, con lo que se esperan novedades muy medidas, más allá de la titularidad de Hernán Santana, en el centro del campo, junto a Cofie. Y la vuelta al once de Djurdjevic, que ya tiene el contador en marcha. Posiblemente fueran los dos mejores futbolistas del enfrentamiento con el Eibar, apoyados en un gran Pablo Pérez y un creciente Cristian Salvador. El mediocentro rojiblanco ha sido uno de los quebraderos de cabeza de Baraja en los últimos días por el difícil empaste de la sociedad Cofie-André Sousa.

Donde podría producirse otra intervención de bisturí sería en la banda derecha, con la entrada de Álvaro Traver, o, sobre todo, en el enganche, con Pablo Pérez. La posibilidad del primero es más remota por la carga de minutos que acumuló, compitiendo los noventa del jueves, pero, como sucedía con el doble pivote, el tridente que actúa por detrás del punta alimenta el debate. Tiene calidad, pero, con la excepción de Álvaro Jiménez, evidencia falta de velocidad y profundidad en las transiciones, marchitándose el ataque en un cuello de botella. Y hoy necesita más remango. Ahí Baraja duda sobre seguir dando carrete al cordobés, Carmona y Robin Lod o alinear a Pablo Pérez, que ha ganado peso.

En Almería, en el ensayo general, también se confirmó el alistamiento definitivo de Babin, que completó el último entrenamiento con normalidad, sin resentirse de los problemas físicos del último día. La línea defensiva, en ese sentido, es uno de los valores más seguros para Baraja, que ha logrado poner el cinturón de seguridad a su equipo en los últimos 270 minutos de competición, incluida la Copa, sin lamentar goles en tres partidos. Inició la jornada el Sporting como el proyecto que menos tantos recibe de toda la categoría, pero sigue peligrosamente canino de ellos a favor, salvo por el oasis encontrado en la Copa en su travesía por el desierto.

Más Sporting

A un contendiente que camina a su misma marcha en la Liga -también suma catorce puntos el Almería- se enfrenta esta tarde el grupo de Rubén Baraja. En los Juegos Mediterráneos está empadronado un equipo que cuenta sus tres últimos partidos de la temporada en su campo por victorias, enfatizando la buena salud de la que goza frente a sus parroquianos con ese meritorio último empate ante el Villarreal. Una película bien distinta, como sucede con el Sporting, son los viajes. Pero en su territorio solo ha hincado la rodilla con el Málaga de Muñiz.

La propuesta de Fran Fernández se articula principalmente a través de la seriedad defensiva, intensidad y el contraataque, embalado por Corpas y Luis Rioja, los dos extremos que correrán sus bandas esta tarde. De las pérdidas de balón se alimenta después su ofensiva, con hilo de seda cuando pasa por los pies de Juan Carlos, el futbolista más talentoso del ataque, lanzador del rematador Álvaro Giménez, el máximo goleador del equipo. Un fútbol práctico, agresivo y profundo, sin fuegos de artificio, ni engaños. Un preciso termómetro para medir la temperatura y recuperación de este Sporting, que necesita poner freno a su caída libre en la Liga e iniciar su resurrección en el pulso por el ascenso a Primera División.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos