El Sporting se toma el pulso en Albacete

Pablo Pérez, Canella, Nacho Méndez y Cordero realizan ejercicios en el inicio del último entrenamiento en Mareo delante de varios compañeros./ARNALDO GARCÍA
Pablo Pérez, Canella, Nacho Méndez y Cordero realizan ejercicios en el inicio del último entrenamiento en Mareo delante de varios compañeros. / ARNALDO GARCÍA

Tras el subidón de la Copa, buscará el triunfo en el Carlos Belmonte para relanzarse en la Liga José Alberto, que medita jugar con un 4-3-3, concentra sus dudas en el centro del campo y la titularidad de Robin Lod

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Revitalizado por el lingotazo de la Copa frente al Valencia, que alberga la entrega definitiva este martes en la pasión de Mestalla, el Sporting se toma esta tarde el pulso en la Liga en el cierre de la primera vuelta, trasladado para los rojiblancos a Albacete. En la cita, organizada en la parroquia del equipo revelación de la categoría en el ecuador de la temporada, se ponen en discusión tres suculentos y necesarios puntos para retomar el hilo de la trama, roto hace una semana de forma sorpresiva ante el bajón de El Molinón. La excitación copera del martes alivió, en parte, ese garrotazo recibido el último sábado frente al Zaragoza, despeñando al equipo de José Alberto López por la clasificación de Segunda y alejándolo a ocho puntos del 'play off'. El resurgir del Sporting con el técnico ovetense en el gobierno resulta incuestionable, pero el déficit de puntos con el que heredó el proyecto no le ha dejado mucho margen de maniobra. De ahí que cualquier trastazo derive en profunda depresión, pese a que los 66 puntos que quedan en juego ofrezcan un mundo de posibilidades todavía por delante.

Más información

Lo sabe José Alberto y lo saben perfectamente sus futbolistas, empeñados en apretar esta tarde la clasificación asaltando el invernal Carlos Belmonte, donde todavía no ha perdido el 'Alba' de Luis Miguel Ramis. La empresa tiene miga. La cuenta de méritos del equipo manchego rebosa en este punto de la competición, aupándole hasta la segunda plaza, en un ascenso directo que defiende con uñas y dientes, sin hincar la rodilla desde el doce de octubre en La Rosaleda. Mucho tiempo dando la hora y funcionando como un reloj suizo. Hasta su domicilio se desplazó ayer el Sporting, con una expedición estirada hasta los 22 futbolistas por la cita copera del martes (algún canterano, como Pedro Díaz, podría incorporarse sobre la marcha), con 'stage' después en Valencia y entrenamientos incluidos el domingo y el lunes en Paterna, tras un largo periplo terrestre en autocar, hasta León, para continuar luego en tren hasta Albacete.

Salvo por el derrumbe del sábado, inesperado después de una salida en estampida y arrolladora del Sporting que dio paso a un grupo catatónico y chato tras el primer estacazo maño, el equipo de José Alberto se ha expresado con solvencia y fiabilidad en todos sus compromisos en este tramo intermedio de partidos. Le cuesta, eso sí, sostener mejor el estoque en ataque, sobre todo a sus dos delanteros, aunque parecen más engrasados. Djurdjevic, de hecho, es el máximo goleador del Sporting en los seis partidos que ha dirigido el técnico y Nick Blackman celebró su segundo gol del año el martes en la Copa, pero la necesidad del Sporting demanda un conteo más fluido y estable, especialmente para alimentar la escalada hacia la cumbre.

Pablo Pérez, que se estrenó como goleador en el Belmonte, apunta al once El técnico trasladó a 22 futbolistas para afrontar el choque y preparar la Copa El Albacete no ha perdido un partido desde el pasado 12 de octubre en La Rosaleda

El notable partido que abrochó todo el equipo frente al Valencia, suplentes incluidos, genera muchas incógnitas en relación al once con el que embestirá hoy el Sporting en Albacete. Pablo Pérez, que curiosamente celebró su primer gol como profesional hace cuatro años en Albacete, alzó la voz frente a los de Marcelino con una actuación soberbia, clamando por un sitio. Incluso Álvaro Jiménez, otro de los más entonados, y André Sousa o Hernán Santana, reforzando una imagen coral notable y complicando las decisiones de los despachos ante el mercado de invierno. Será precisamente en el centro del campo donde más tendrá que cavilar José Alberto para montar su equipo. Carmona, que descansó en Copa, parece tener una plaza garantizada y Lod, alistado tras superar su lesión, podría ser empujado a la banda izquierda. No hay todavía una selección cerrada. El cordobés recuperó la burbuja ante el Valencia y podría descabalgar a alguno de los anteriores. Tampoco se ha extraviado de los planes el canterano Nacho Méndez.

Además de los nombres, el traje del Sporting también está en discusión en la pizarra. José Alberto recuperó el 4-3-3 el martes en la Copa y podría darle palique esta tarde en el Carlos Belmonte, buscando reducir los riesgos y abrigarse un poco más ante un equipo de transición eléctrica, con jugadores desequilibrantes como el francés Jeremie Bela. Este extremo es un verdadero tormento con espacios, embalando la ofensiva de los manchegos como nadie. La impresión que dejó la semana, en ese sentido, es que el preparador ovetense volverá a pelotear con los tres centrocampistas, guardando el dibujo de los dos delanteros por si las moscas.

Encarando a los rojiblancos estará uno de los equipos que más músculo enseña de la competición. Un inesperado candidato, quizá, por la larga nómina de aspirantes que partían en la parrilla de salida este año. Una buena planificación, con el gijonés Jorge Buergo en las oficinas, y, sobre todo, el fichaje de Luis Miguel Ramis, exfutbolista de pedigrí y un entrenador prometedor, pese a su oscuro tramo en Almería, han transformado al 'Alba' en un grupo perfectamente lubricado, fiable como local y como visitante.

Un terremoto cuando olfatea espacio para correr y que -describió ayer José Alberto- tiene bien trabajado también el repliegue después del desmelene. Al citado Bela, su bandera en ataque y el máximo goleador del Albacete, se suma el guerrero Zozulia, incómodo, peleón y cómodo en el cuerpo a cuerpo con los centrales. En un momento dulce también vive el joven Aleix Febas, un buen y joven pelotero criado en la cantera del Madrid. A ellos se suma el fino Eugeni y, desde el banquillo, el explosivo Rey Manaj u Ortuño, entre otros. Un contendiente de altura, incentivado por la posibilidad de coronarse campeón de invierno. Una ocasión de oro para retomar el hilo.

 

Fotos

Vídeos