Una victoria para evitar un incendio

Una victoria para evitar un incendio
Rubén Baraja, pensativo, espera a que sus jugadores realicen los pertinentes ejercicios de calentamiento. / ARNALDO GARCÍA

Baraja medita incluir a Juan Rodríguez junto a Álex Pérez en el centro de la defensa y dar paso a Traver en la izquierda

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

No ha sido la mejor semana de Rubén Baraja al mando del Sporting. La imagen ofrecida el pasado lunes en el Wanda Metropolitano dejó en evidencia las carencias tanto defensivas como ofensivas de un equipo que en El Molinón ofrece una aceptable versión, pero que lejos de Gijón hace aguas.

El navío comandado por el técnico vallisoletano se reencontrará esta tarde (18 horas) con su gente. Será un examen con cierta carga de presión para un vestuario que buscará ofrecer su mejor cara ante una afición impaciente por ver la reacción de unos futbolistas dolidos por la derrota cosechada el lunes.

El duelo llega marcado por las ausencias internacionales de Babin, Robin Lod, Dani Martín y Pelayo Morilla. Las bajas del central y el centrocampista finlandés condicionan la alineación de un Rubén Baraja que tendrá que suplir en el centro de la zaga y en la medular la pérdida de dos futbolistas claves en los últimas alineaciones.

Juan Rodríguez y Carlos Carmona se perfilan como las principales bazas del cuerpo técnico para suplir las bajas. De confirmarse la titularidad del zaguero gallego, Peybernes será el principal perjudicado de la derrota del pasado lunes en el Wanda Metropolitano. El francés no participó ayer en el once inicial señalado por el preparador con peto amarillo. Como suele ser habitual en Baraja, en la última sesión ensayó con el teórico equipo titular. Y entre los once elegidos no se encontraba Peybernes y sí Juan Rodríguez.

Más Sporting

En principio, se espera que el gallego forme pareja en el centro de la defensa junto a Álex Pérez. Sin duda será la gran novedad en un equipo que no puede permitirse un nuevo tropiezo en la Liga. Una victoria apagará cualquier amago de incendio. Una chispa que saltó ante el Rayo Majadahonda con una derrota dolorosa ante un recién ascendido.

La semana comenzó con una reunión entre el cuerpo técnico y sus futbolistas. «Hablamos de las situaciones vividas en los dos últimos encuentros», explicó Rubén Baraja. Lo cierto es que el encuentro ante Las Palmas dejó un buen sabor de boca, que se agrió nueve días después en Madrid. El objetivo rojiblanco de esta tarde es el de mejorar la imagen ofrecida en el Wanda y regresar a la senda de la victoria ante un rival teóricamente inferior al Sporting.

Además de Juan Rodríguez, la otra gran novedad será la de Álvaro Traver. El extremo participará en la banda izquierda para ofrecer profundidad en el hueco que deja Carmona. El mallorquín se desplazará a la mediapunta para actuar por detrás de Djurdjevic. El serbio seguirá en el once pese a su racha negativa con el gol. Su competencia esta tarde será Neftali porque Blackman no superó los problemas musculares que arrastra desde el encuentro del pasado lunes.

Por su parte, el Reus llega a la cita en la zona baja de la tabla. A diferencia del Sporting, los catalanes rinden mejor lejos de su feudo. En las ocho jornadas que se han disputado hasta la fecha, los hombres de Xavi Bartolo han logrado seis puntos a domicilio por los dos que han conseguido ante su afición.

Baraja avisó de que esta tarde el oponente de los rojiblancos no vendrá a arrugarse a El Molinón porque es un equipo «al que le gusta tener el balón y salir jugando desde atrás». Una idea de juego que debería de complicarse en un escenario como es el estadio gijonés ante un rival como el Sporting que tendrá que demostrar que es un candidato más al ascenso.

La afición espera ver una victoria convincente ante un rival cuyo objetivo primordial es el de continuar una temporada más en Segunda División. Todo lo que no sea ganar será un nuevo tropiezo de los hombres de Baraja, que tienen una presión añadida en un enfrentamiento en el que los tres puntos se tienen que quedar en Gijón.

Al técnico vallisoletano no le agradó la idea de que se inicie un incendio en el comienzo liguero, pero bien sabe que está de su mano y de la de sus jugadores que la normalidad regrese a Gijón venciendo al Reus.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos