El Sporting vuelve a octavos de Copa del Rey diez años después

Celebración en Ipurúa. /ARNALDO GARCÍA
Celebración en Ipurúa. / ARNALDO GARCÍA

Los rojiblancos eliminaron al Eibar con un sobresaliente encuentro ante un Primera División

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Comentó José Alberto en la previa del encuentro de Copa del Rey que la clave iba a estar en «igualar la intensidad con la que fuera a jugar el Eibar la eliminatoria». Tiene que estar más que satisfecho el preparador con la respuesta de sus jugadores porque la primera parte que completaron en Ipurúa fueron los mejores minutos de toda la temporada.

Los rojiblancos han absorbido a la perfección la idea de juego que propone el nuevo cuerpo técnico. El Sporting fue valiente, con las líneas muy adelantas y con el claro objetivo de hacer daño al rival. Y todo salió a la perfección. El debutante espeso se asoció con Robin Lod en la banda izquierda para servirle en bandeja a Álvaro Jiménez el primer tanto de la tarde. El canterano estuvo sensacional, a la altura del equipo en Eibar.

2 Eibar

Riesgo, Peña (Charles, m. 61), Bigas, Arbilla, Cucurella , Sergio Álvarez, Jordán, Hervías (Cote, m. 45), Pere Milla (De Blasis, m. 45), Marc Cardona y Kike García

2 Sporting

Dani Martín, Molinero, Álex Pérez, Juan Rodríguez, Espeso, Cofie (Sousa, m. 58), Pablo Pérez (Pablo Fernández, m. 65), Pedro Díaz, Álvaro Jiménez (Nacho Méndez, m. 77), Robin Lod y Blackman.

GOLES
0-1: m. 13, Álvaro Jiménez. 0-2: m. 38, Pablo Pérez. 1-2: m. 52, Cucurella. 2-2: m. 86, Charles.
árbitro
José Luis González González. Amonestó en el Eibar a Jordán, Cucurella. Y a Espeso en el Sporting.
INCIDENCIAS
partido disputado en Ipurúa.

Alberto Espeso demostró sobre el terreno de juego que Miguel Torrecilla no tiene motivos para buscar en el mercado tanto futbolista para completar la primera plantilla. El lateral no fue el mejor del encuentro porque Dani Martín volvió a dejar una carta de presentación sobresaliente en una competición a la que le está cogiendo cariño. Si el meta fue el gran protagonista en la primera ronda tras atajar el penalti decisivo para clasificar al equipo, ante el cuadro armero ofreció una exhibición de paradas que evitaron mayor sufrimiento del necesario.

El tanto de Jiménez dejó helado a un Eibar que se vio superado en todo momento por el Sporting, aunque disfrutó de varias ocasiones para recortar diferencias en la eliminatoria. Cuando el equipo local comenzó a desperezarse llegó la sentencia con otro gran gol firmado por Pablo Pérez, pero que creó y generó Robin Lod.

El finlandés estuvo muy enchufado en el choque al igual que Álvaro Jiménez. Los dos elegidos para jugar en las bandas se desgastaron para pasar de ronda y el equipo dio un salto de calidad gracias al esfuerzo de cada futbolista que pisó el césped. Lod recuperó un balón en tres cuartos de campo y asistió a Pablo Pérez para que el gijonés definiera como un goleador. Con la calma y tranquilidad necesaria para esperar a que Riesgo le dejara un pequeño hueco para marcar.

El descanso sentó mejor al conjunto de Mendilibar, que no esperó para realizar un doble cambio. El Eibar dio un giro al encuentro y sometió al Sporting en el segundo acto. José Alberto ya avisó que uno de los defectos que tiene la plantilla es que tiende a dar dos pasos hacia atrás. Y en Ipurúa volvió a suceder. Pese a que el abultado marcador de la clasificación no hizo correr peligro el pase a los octavos, los rojiblancos se dejaron empatar. Es el único pero que se le puede ponder al equipo.

Los cientos de sportinguistas que se acercaron a Eibar para animar a su equipo volvieron a sonreir. Lo hicieron porque este equipo es otra cosa. Ha dejado atrás la depresión que le llevó a la zona baja y cada día gana en confianza para seguir creciendo. Por mucho que costara sentar a José Alberto en el banquillo, parece que la solución de todos los males estaba en casa.

Más información

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos