El sportinguismo, contra viento y marea

Los seguidores sportinguistas madrugaron para estar presentes en el Fernando Torres y animar a su equipo. / D. S.
Los seguidores sportinguistas madrugaron para estar presentes en el Fernando Torres y animar a su equipo. / D. S.

Un millar de aficionados presenciaron el derrumbe del equipo en Fuenlabrada, con polémica con las entradas

J. BARRIOFUENLABRADA.

No pasará el Estadio Fernando Torres a la galería de los mejores recuerdos del sportinguismo, en una jornada chafada por el desplome del equipo de José Alberto y por algunos problemas para acceder al estadio, ampliado con una grada supletoria para la afición visitante similar a un andamio y que provocó numerosas críticas. Con todo, cerca de un millar de aficionados se presentaron en el monumento al exfutbolista del Atlético de Madrid, vecino de esta localidad.

Salvo por la grada principal, el Estadio Fernando Torres de Fuenlabrada estuvo colonizado por sportinguismo. Acudió el aficionado a la llamada del equipo de José Alberto, levantado el jueves en un gran partido ante el Almería, ejerciendo de anfitriona la popular colonia rojiblanca de Madrid, personalizada en peñas como De Madrid al Cielo o Matagigantes, además de Exilio Rojiblanco, que debutaba tras su inauguración hace un mes. Profesionales de la comunicación como el radiofónico Edu Pidal, el encargado de cubrir la información del Madrid para Onda Cero, o Adrián Huber, de la agencia Efe, también se dejaron ver para animar al Sporting en su partido frente al Fuenlabrada. Hasta el praviano Pablo García Cuervo, jefe de prensa de la Federación.

Desde Asturias se desplazó el autocar de la Federación de Peñas, con Jorge Guerrero a la cabeza, en un viaje de madrugada, además de la peña sportinguista Isma y otros colectivos, sufridores de la imagen que ofreció el equipo al final, presenciada en directo por Javier Martínez, Ramón de Santiago y Fernando Losada, además de Miguel Torrecilla. También pasaron por allí personalidades del fútbol, como Ángel Rodríguez, segundo de Paco Herrera durante su etapa en el Sporting.

Más Sporting

En los prolegómenos hubo problemas con las entradas, con colas delante de las oficinas del Fuenlabrada para solicitar explicaciones. Algunos aficionados estaban muy molestos con la venta 'on line', habiendo adquirido la entrada por esta vía, pero encontrándose sin ella a la hora de retirarla en taquilla. Desde el club madrileño, según los afectados, se les explicaba que no se les había cargado el importe de la entrada y que, por lo tanto, no habían efectuado la compra. A primera hora, además, el club madrileño informaba a través de sus redes sociales de que ya no había entradas. Un mal comienzo. Y lo que estaba por venir.