El sueño de Nacho Méndez se convierte en realidad

Nacho Méndez. /  A. GARCÍA
Nacho Méndez. / A. GARCÍA

«Ahora soy uno más de los mayores, espero que pueda hacerme un hueco», afirma el centrocampista

A. MAESE GIJÓN.

«Para los chicos que llegan del filial esto acaba de empezar, no terminó». Con estas palabras se refirió Rubén Baraja a la situación en la que se encuentran los canteranos que iniciaron la pretemporada con ficha del primer equipo. El técnico quiere que los rojiblancos luchen por un puesto en el vestuario y que no se conformen con haber firmado su primer contrato profesional.

Entre estos jugadores se encuentra Nacho Méndez. El centrocampista asegura vivir la pretemporada «de una manera diferente porque ahora soy uno más de los mayores y espero hacerme un hueco». A diferencia de otras campañas, Méndez comenta que «el año pasado fue un premio, ahora trabajo con la idea de quedarme. Vengo con ganas y espero que estas semanas sirvan para que el entrenador me vea». El rojiblanco es feliz en el Sporting y afirma «vivir un sueño» por formar parte del primer equipo.

El canterano no es un futbolista que se marque metas personales, pero para la próxima temporada espera que, siendo uno más en el vestuario, «pueda sentir que aporto en el grupo y que puedo ser importante». Su deseo llega después de asumir que en el pasado curso no estuvo a la altura. «La segunda mitad del año pasado no fue como me hubiera gustado, pero eso sirve para aprender», destaca. Respecto al vestuario, al igual que el capitán Roberto Canella, el centrocampista destaca el buen ambiente que reina entre todos los futbolistas: «El grupo es conocido, desde que convivo con el primer equipo nunca ha habido ningún problema».

«La segunda parte del curso pasado no fue lo esperado. Eso me sirvió para aprender»

Ayer a la plantilla le tocó ejercitarse lejos de Mareo, algo que los futbolistas agradecen porque «así no se hacen pesadas las pretemporadas». Por el momento, Manu Poblaciones, preparador físico no está exigiendo demasiado a los rojiblancos. Al menos así lo considera Nacho Méndez, que explica que «estamos empezando a coger ritmo y fondo físico para que las piernas empiecen a funcionar. No están siendo entrenamientos muy duros, pero es algo normal».

 

Fotos

Vídeos