Tras las huellas que dejó Novoa en el Sporting

José Alberto López, sonriente, en el entrenamiento que dirigió en la mañana de ayer en Mareo. / A. GARCÍA
José Alberto López, sonriente, en el entrenamiento que dirigió en la mañana de ayer en Mareo. / A. GARCÍA

José Alberto López aspira a igualar en Elche una marca imbatida en los últimos 39 años | Ninguno de los últimos 27 entrenadores del Sporting lograron arrancar sus etapas con tres victorias seguidas

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

José Alberto López ni siquiera había nacido el día en que José Manuel Díaz Novoa se puso al frente del Sporting. El legendario técnico gijonés, con apenas 35 años, dio el salto al primer equipo rojiblanco al inicio de la temporada 1979-1980 tras un gran trabajo en el filial, al que había ascendido desde Regional Preferente hasta Tercera.

Los números y el contexto deportivo son muy diferentes, aunque las carreras de uno y otro guardan cierto paralelismo en edad y trayectoria. El próximo domingo, además, el ovetense puede cerrar una estadística que ninguno de los entrenadores que han pasado por el Sporting desde 1979 ha podido alcanzar: ganar sus tres primeros partidos ligueros consecutivos. El récord, cómo no, está en manos de Novoa.

Más información

Novoa encadenó siete victorias en sus siete primeros partidos de Liga. Su impecable estreno no ha encontrado sucesor en las cuatro décadas posteriores. La hazaña es tal que solamente dos entrenadores en todo este tiempo pueden presumir de haber iniciado su etapa al frente del Sporting con dos triunfos. Uno es José Ramón Sandoval, que lo hizo en las jornadas 10 y 11 de la temporada 2012-2013. El empate ante el Sabadell en El Molinón en el partido siguiente cortó en seco la dinámica. El otro es José Alberto López, al que le han bastado un par de semanas para cambiar la cara a un equipo que había perdido la sonrisa.

Al acabar sus dos primeros partidos al frente del banquillo rojiblanco, José Alberto López realizó la misma valoración acerca del crecimiento experimentado por su equipo desde su llegada: «El Sporting que buscamos está todavía por venir». Las victorias no han edulcorado la autocrítica del técnico ovetense, que admite que a los suyos les ha faltado pausa y un paso adelante para cerrar los partidos. Pero las sensaciones son otras.

El aspecto más tangible del fútbol, los números, respalda el prometedor estreno de José Alberto. Con su nuevo entrenador, los rojiblancos han logrado por fin romper varias de las malas rachas que atravesaban desde hacía meses. El Sporting no ganaba fuera de casa desde abril y logró hacerlo un campo tremendamente difícil como Los Cármenes. También se reencontró con la victoria en El Molinón, donde no sumaba los tres puntos desde el encuentro ante Las Palmas del pasado 29 de septiembre. Los rojiblancos solo habían ganado uno de sus últimos once partidos ligueros antes del cambio de entrenador y no encadenaban dos victorias consecutivas desde las jornadas 2 y 3, ante el Nástic y el Extremadura.

La afición rojiblanca ha recibido con agrado la propuesta futbolística de José Alberto, que aún tiene trabajo por delante para que los jugadores asuman su idea. «A veces damos un paso atrás cuando deberíamos dar dos adelante», admitió tras el partido ante el Tenerife. Lo cierto es que en sus dos partidos al frente del banquillo se ha visto un Sporting mucho más ambicioso y con mayor facilidad para llegar al área rival. Además, varios jugadores han admitido públicamente encontrarse más cómodos con el 4-3-3 planteado por el técnico ovetense, que ha recuperado el sistema con el que comenzó a trabajar el equipo a las órdenes de Rubén Baraja en verano y para el que, en principio, se diseñó la plantilla.

Adaptación a las circunstancias

El técnico, en cualquier caso, ya manifestó en su presentación que no iba a estar sujeto a ningún dibujo táctico para tratar de exprimir el potencial del equipo. En ese sentido, José Alberto ya ha dado muestras de su capacidad de adaptación a las circunstancias en los dos partidos que lleva al frente de la plantilla. En Los Cármenes, el entrenador rojiblanco modificó el esquema con tres centrocampistas para dar entrada en ataque a Pablo Pérez y alejar al Sporting de su área en una fase del encuentro en la que el Granada comenzaba a apretar. Contra el Tenerife hizo un cambio similar: retiró a Carmona y metió a Blackman como acompañante de Djurdjevic en la delantera.

José Alberto parece haber recuperado también a varios que jugadores que habían desaparecido de los planes del anterior técnico y que estaban llamados a ser importantes cuando llegaron al club. Son los casos de Cofie, Peybernes y Sousa. Los tres habían desaparecido por completo de las alineaciones de Baraja, con partidos incluso en los que el francés y el portugués se quedaron fuera de la convocatoria. José Alberto ha apostado por su titularidad desde su debut, igual que por la de Álvaro Traver.

Entre los méritos de José Alberto puede apuntarse también la buena versión ofrecida el sábado por Uros Djurdjevic, que por fin se estrenó como goleador rojiblanco tras catorce partidos de Liga inédito. Ahora, el flamante técnico rojiblanco tiene ante sí un nuevo reto: ganar el domingo en Elche y convertirse en el mejor debutante en el banquillo de El Molinón de los últimos cuarenta años.

 

Fotos

Vídeos