https://static.elcomercio.es/www/menu/img/tecnologia-desktop.jpg

Un aeropuerto sin colas

El nuevo escáner realizado en la Universidad de Alcalá. /R. C.
El nuevo escáner realizado en la Universidad de Alcalá. / R. C.

La Universidad de Alcalá lidera un proyecto que permite detectar cualquier objeto extraño dentro o fuera del cuerpo sin tener que esperar

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

El mundo de la aviación sufrió su penúltima revolución hace algo más de dos décadas. Las compañías de bajo coste comenzaron a proliferar, tirando los precios de los billetes, revitalizando aeropuertos secundarios que no habían tenido nunca semejante volumen y poniendo algunas condiciones draconianas a los pasajeros, que no les importaba con tal de conocer mundo. Ahora copan gran parte de los viajes veraniegos, permitiendo ir a un festival en Reino Unido o a visitar a un primo en Países Bajos sin dejarse el sueldo de un mes.

Pero lo que no han cambiado son las colas desesperantes para poder coger un avión. Más que mejorar en agilidad, se han complicado por culpa de los atentados terroristas, que han obligado a aumentar notablemente la seguridad. Ahora, un proyecto paneuropeo en el que colabora la Universidad de Alcalá (Madrid) quiere darle más velocidad a esa engorrosa práctica -quitarse el cinturón, el reloj o los zapatos- gracias a Mesmerise, un sistema de escaneo que permite detectar cualquier objeto -narcóticos, explosivos, divisas, armas o incluso ampollas que contengan amenazas químicas o biológicas- dentro o fuera del cuerpo sin necesidad de hacer cola.

En este proyecto, además del campus madrileño, colaboran cuerpos de seguridad -como la Guardia Civil- y compañías tecnológicas de España, Francia, Bielorrusia, Reino Unido, Rumanía, Alemania y Noruega y cuenta con la financiación de la Unión Europea. «El objetivo es mejorar la seguridad y al tiempo aumentar el respeto a la privacidad y la comodidad de las personas», explicó José Luis Pérez Díaz, catedrático de Ingeniería de la Universidad de Alcalá y coordinador del proyecto.

Mesmerise, que está patentado y ya a la venta por cualquier autoridad aeroportuaria, ha desarrollado dos tecnologías complementarias que se usan en su 'pasillo' escaneador. Z-Mesmerise es la tecnología creada para detectar objetos adheridos al cuerpo y que sustituye a la actual cacheo. Se basa en la dispersión de ondas mecánicas y proporciona un sistema de registro sin contacto. Esta tecnología utiliza infrasonidos inofensivos capaces de detectar todo tipo de objetos peligrosos o ilícitos debajo de las ropas, como los explosivos. «A día de hoy no existe en el mundo un sistema similar que evite tocar a la persona inspeccionada disminuyendo los riesgos para los inspectores ante un posible portador de explosivos, y que además salvaguarde la intimidad de la persona escaneada», señalaron los responsables del proyecto.

Una de las imágenes obtenidas con Mesmerise.
Una de las imágenes obtenidas con Mesmerise. / R. C.

Por su parte X-Mesmerise se ha creado para detectar todo tipo de objetos extraños que el individuo lleve dentro de su cuerpo y mejora sensiblemente el sistema actual. Utiliza rayos X de alta resolución de energía múltiple y su dosis es tan baja que la misma persona podría escanearse hasta mil veces en un año y recibiría menos del umbral del 1mSv (la dosis anual permitida por la UE para las regulaciones laborales).

Además, este sistema no requiere que un operario esté pendiente de una pantalla sino que activa automáticamente una alarma cuando detecta algo extraño, no siendo necesario generar imágenes que puedan comprometer la intimidad de la persona escaneada.

La Guardia Civil, como usuario final ya que están en los controles, ha colaborado en la definición de los objetos a detectar y en la evaluación de las prestaciones, y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (dependiente del Ministerio de Defensa y situado en Torrejón de Ardoz) prestó sus instalaciones para la realización de ensayos con armas y explosivos reales.