Óxido de hierro para limpiar la atmósfera de las ciudades

Madrid es una de las ciudades con las mayores 'boinas' de contaminación./
Madrid es una de las ciudades con las mayores 'boinas' de contaminación.

Investigadores de la Universidad de Córdoba han descubierto que la hematita reduce la contaminación producida por los gases que emiten tubos de escape, fábricas o incendios

E. M.Madrid

La hematita, un óxido de hierro de color rojizo tiene la capacidad de ayudar en la reducción de la contaminación que se produce por los gases emitidos en tubos de escape y fábricas, causa del empeoramiento de la atmósfera en las ciudades. Esto lo ha descubierto un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO) que trabaja en ello desde hace meses.

Según su investigación, este compuesto puede reducir la presencia de de óxidos de nitrógeno, gases liberados al aire por combustiones y que generan en la atmósfera la características 'boina' de polución cuando hay mucha contaminación y un tiempo estable. Así, el equipo de Química Inorgánica de la UCO ha conseguido describir el proceso que puede ayudar a crear soluciones para este tipo de contaminación atmosférica.

No todas las partículas que ensucian el aire tienen origen humano, ya que hay fuentes naturales como las erupciones volcánicas o los incendios forestales fortuitos que causan estos gases contaminantes. Sin embargo, actividades como la fabricación industrial o los transportes son la causa más significativa de ello.

Los investigadores han explicado que este tratamiento puede tener mucho éxito sobre todo en condiciones de presencia de rayos ultravioleta para que se dé la actividad fotocatalítica del óxido de titanio, que se usa para reducir los efectos del óxido de nitrógeno en la atmosfera. Por lo tanto, este material es útil en ciudades con muchas horas de luz solar como Madrid o Barcelona, pero no lo es tanto en los entornos urbanos con poca incidencia solar como en el norte y centro de Europa o Norteamérica.

Por ello, los investigadores centran sus esfuerzos en encontrar alternativas más eficientes, que tengan en cuenta la capacidad de eliminación de los gases contaminantes, así como la disponibilidad de los materiales. Además, los investigadores señalan que el óxido de hierro es abundante en la naturaleza y dispone de características tanto ambientales como químicas que los hacen atractivos para su uso como fotocatalizadores.