Adiós a las jeringuillas

Tirita de microagujas empleada en el Georgia Institute of Technology para la vacuna de las paperas. /
Tirita de microagujas empleada en el Georgia Institute of Technology para la vacuna de las paperas.

Tiritas con microagujas indoloras que se disuelven en la piel demuestran que pueden inocular vacunas con la misma eficacia

ANTONIO VILLARREALmadrid

Las vacunas contra la gripe que se administran mediante microagujas que se disuelven en la piel pueden ayudar a proteger a las personas incluso mejor que las administradas mediante una aguja tradicional, según una nueva investigación publicada en la revista Biomaterials. Los autores del estudio, investigadores de la Universidad de Osaka en Japón, dicen que su parche soluble -el único sistema de vacunación de este tipo, aunque otros con microagujas han aparecido recientemente- podría hacer de la vacunación algo más fácil, más seguro y menos doloroso.

Según la Organización Mundial de la Salud, la inmunización previene de dos a tres millones de muertes cada año. La continua amenaza de pandemias como la gripe H1N1 y enfermedades infecciosas emergentes como el ébola hace del desarrollo de vacunas y la vacunación masiva una prioridad para la salud global.

Como es sabido, la mayoría de las vacunas se inyectan bajo la piel o en el músculo usando agujas, un método efectivo pero que requiere de personal médico especializado y conlleva un riesgo de enfermedades o lesiones relacionadas con el uso de agujas. Este nuevo parche de microagujas es de un material soluble, lo que elimina estos riesgos. También es fácil de usar y no necesita personal capacitado, por lo que es ideal para países en desarrollo donde los recursos son limitados.

"Nuestra nueva vacunación transcutánea usando un parche soluble de microagujas es el único sistema de vacunación fácilmente adaptable para su uso generalizado", dijo el profesor Shinsaku Nakagawa, uno de los autores del estudio. "Debido a que el nuevo parche es tan fácil de usar, creemos que va a ser particularmente eficaz en el apoyo a la vacunación en los países en desarrollo".

Hecho de ácido hialurónico

El nuevo parche de microagujas, bautizado como MicroHyala, es soluble en agua ya que las pequeñas agujas están hechas de ácido hialurónico, una sustancia natural. Cuando se aplica el parche, las agujas perforan la capa superior de la piel y se disuelven en el cuerpo, introduciendo la vacuna con ellos.

Los investigadores compararon el nuevo sistema mediante la vacunación de dos grupos de personas contra tres cepas del virus influenza: A/H1N1, A/H3N2 y B. Ninguno de los sujetos tuvo una reacción negativa a la vacuna, lo que demuestra que su uso es seguro en humanos. Además, las personas que recibieron la vacuna de microagujas tuvieron una reacción inmune igual o más fuerte que los que recibieron la vacuna por inyección.

"Estamos muy contentos de ver que nuestro nuevo parche de microagujas es tan eficaz como las vacunas contra la gripe inyectadas con aguja, y en algunos casos, incluso más eficaz", dijo Nakagawa.

Estudios anteriores han evaluado el uso de microagujas hechas de silicio o metal, pero no resultaron ser muy seguras, ya que se corría el riesgo de que se fracturaran dejando fragmentos diminutos dentro de la piel. El nuevo parche soluble elimina también este riesgo.

"Hemos demostrado que es seguro y que funciona bien. Dado que también es indoloro y muy fácil de usar para gente no entrenada, pensamos que podría provocar un cambio importante en la forma en que administramos las vacunas a nivel mundial", concluyó Nakagawa.