Asturianos en Bruselas: «Unas conexiones aéreas mínimas son tan importantes como el AVE»

CH. TUYAGIJÓN.

Ni los empresarios ni el colectivo de Asturianos en Bruselas (Asbru) entendieron la decisión de Air Nostrum de reducir a una las cuatro frecuencias semanales entre Asturias y la capital belga. La asociación -que agrupa a más de 300 asturianos- envió hace unos días una misiva de protesta al presidente regional, Vicente Álvarez Areces. En ella, reconocen que los avances para acabar con el aislamiento del Principado llevados a cabo en los últimos años han sido «importantísimos», pero «no deben servir para justificar el conformismo en otros frentes clave como creemos que es el de las conexiones aéreas», dicen en una carta en la que, a renglón seguido, señalan que, para una región periférica como Asturias, «tan importante como la autovía del Cantábrico, el puerto de Gijón o el tren de alta velocidad es tener unas conexiones aéreas mínimas que nos acerquen a los centros de decisión económica y política».

La carta firmada por la presidenta, el vicepresidente y un vocal de Asturianos en Bruselas hace incidencia en la «preocupación» e «inquietud» de todo el colectivo de emigrantes asturianos -unos 16.000- por esta «tendencia peligrosa para el futuro de Asturias». En ella instan al Ejecutivo autonómico a «crear el marco adecuado para que las comunicaciones de nuestra región mejoren a todos los niveles» pese a ser conscientes de que, la de Air Nostrum, fue una decisión empresarial fuera de la competencia del Gobierno asturiano.

Piden un vuelo diario

Le piden a Areces «que haga de las comunicaciones aéreas de Asturias y, en concreto, del restablecimiento de un sistema de vuelos regulares, y con periodicidad diaria, con Bruselas una de sus prioridades».

La ruta de Air Nostrum movía a más de 13.000 personas al año, cifra que bajó a 9.984 en 2009, ya que en invierno pasaron de cuatro a un vuelo. En enero, con el vuelo semanal, vendieron 430 pasajes.

Fotos

Vídeos