Retiran el carné a Francisco Villaverde por triplicar la tasa de alcoholemia

El secretario de acción electoral del PSOE y gerente de la sociedad pública Serpa deberá pagar una multa de 600 euros y realizar servicios a la comunidad

E. C.GIJÓN.

Fue sorprendido en un control rutinario que la Policía Local de Gijón había dispuesto en el entorno de la plaza de Los Fresnos y, tras someterse a la prueba de alcoholemia arrojó una tasa de 0,72 miligramos por litro de aire espirado, el triple de lo que permite la legislación como máximo para ponerse al volante (0,25 miligramos). Ocurrió la noche del pasado jueves día 4 de febrero. El conductor denunciado por los agentes era un conocido miembro de la familia socialista gijonesa: Francisco Villaverde.

Ex concejal en el Ayuntamiento de Gijón -cargo que desempeñó durante ocho años- y ex diputado regional -en la Junta General del Principado estuvo otros cuatro años-, en la actualidad ocupa la gerencia de la empresa pública Serpa, una sociedad presidida por el consejero Jaime Rabanal y que, con sede en la Universidad Laboral, se dedica a prestar servicios técnicos al Principado en diversas áreas. Ex secretario general del PSOE gijonés, en 2008 Villaverde volvió a la dirección del partido para, dentro de la comisión ejecutiva, ocupar el cargo de secretario de acción electoral. Dentro de sus actuales ocupaciones también se encuentra la de ser vocal -en representación de la Corporación municipal gijonesa- en el Consejo de Administración de Cajastur.

El día de los hechos, una vez que los agentes comprobaron el positivo en alcoholemia, Francisco Villaverde fue trasladado a la comisaría de Policía Local para, como es práctica habitual en estos casos, repetir la prueba del alcoholímetro.

Juicio rápido

Apenas 36 horas después, el sábado día 6, se celebró un juicio rápido en el Juzgado de Instrucción número 2 de Gijón en el que reconoció la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas. La condena impuesta a Francisco Villaverde supone la privación del derecho a conducir vehículos a motor durante ocho meses, más una multa económica que asciende a 600 euros. Además, el ex concejal socialista deberá realizar servicios en favor de la comunidad.