«Me llevo más momentos buenos que malos»

ANA MORIYÓNARRIONDAS.
Dolores Menéndez Prieto deja la gerencia tras un año y medio al frente del hospital Grande Covián. ::
                             NEL ACEBAL/
Dolores Menéndez Prieto deja la gerencia tras un año y medio al frente del hospital Grande Covián. :: NEL ACEBAL

Dolores Menéndez Prieto recibía con total deportividad y como algo «normal» su destitución como gerente del hospital de Arriondas tras un año y medio en el cargo, ya que con la constitución de un nuevo Patronato lo lógico, dijo, es que «ocupen este puesto personas de su entera confianza. Yo pertenezco a una etapa anterior». Cuando quedan apenas quince días para su marcha, reconoce que su paso por el hospital fue «intenso y difícil» pero asegura que se lleva «más buenos momentos que malos». «En el hospital de Arriondas se trabaja muy bien porque hay personas que lo dan todo por este centro y voy a echarlos de menos», dijo.

Menéndez Prieto tuvo un especial agradecimiento para el equipo directivo que le acompaña -«y que espero que sigan contando con ellos porque son los mejores»- pero también para el anterior Patronato y para los trabajadores del centro, especialmente para el equipo de enfermeras y enfermeros. «En pocos sitios he conocido un personal de Enfermería como el de este hospital. Es un lujo, y algunos médicos también», puntualizó.

Aunque no conoce personalmente a Íñigo de Diego, la actual gerente aseguró tener «referencias y todas excelentes» de su sucesor y se mostró confiada en que su «perfil técnico y sanitario» sirva para poner en valor el hospital de Arriondas. Algo que no será difícil porque «la eficiencia en este hospital es Ley» y porque, con la entrada del Servicio de Salud Pública al Patronato, «ahora este hospital está en las mismas condiciones que cualquier otro», manifestó.

La ya gerente en funciones aseguró que va a trabajar por el hospital de Arriondas «hasta el último día» por lo que aprovechará este periodo de transición para facilitarle la llegada a su sucesor y, se comprometió, velará para que De Diego se incorpore al Grande Covián «sin ningún tipo de prejuicio» sobre el resto de los trabajadores, tal y como lo hizo ella.

No todo fueron palabras amables. Menéndez Prieto reprochó que a su llegada ciertas personas «me recibieron con muchos prejuicios» y aseguró que «aunque pude haberme equivocado en muchas ocasiones nunca quise mal a este hospital».

Fotos

Vídeos