Un millar de vecinos de la comarca rechaza en Luanco la subestación eléctrica de Cardo

La manifestación expresó la oposición de varios colectivos al proyecto de Red Eléctrica

TERRY BASTERRALUANCO.
Vecinos de la comarca durante la manifestación que recorrió desde primera hora de la tarde de ayer las calles de Luanco. ::
                             T. BASTERRA/
Vecinos de la comarca durante la manifestación que recorrió desde primera hora de la tarde de ayer las calles de Luanco. :: T. BASTERRA

Un clamor vecinal en contra de las subestación eléctrica que proyecta instalar Red Eléctrica en Cardo recorrió desde primera hora de la tarde las calles de Luanco. Una marcha convocada por el Consejo Vecinal de Gozón que reunió a más de un millar de personas según los organizadores -300 según la Policía Municipal- y en la que estuvieron presentes miembros de todos los partidos con representación en la corporación municipal de Gozón -PP, PSOE, IU y la Agrupación Independiente de Gozón (AIGO)-. También se sumaron a esta manifestación diversas asociaciones vecinales de la comarca de Avilés, y varios diputados regionales del Partido Popular entre los que se encontraba Luis Peláez.

Una vez finalizada la marcha, Esther Llamazares, representante del Consejo Vecinal de Gozón, leyó un manifiesto en el que señalaba que la subestación proyectada por Red Eléctrica tendrá un nivel de tensión de 440 Kilovoltios, lo que la convertirá en la mayor de Asturias. Llamazares apuntó que los vecinos de Gozón se oponen a cualquiera de los tres emplazamientos propuestos por Red Eléctrica, tanto al situado al norte, entre el barrio de Iboya y Vioño, como al del sur, en Cardo, y por supuesto al emplazamiento propuesto al este del concejo, próximo al embalse de La Granda, espacio protegido y declarado Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección para las aves.

Llamazares recordó que la oposición de los vecinos se basa en el impacto paisajístico notable, tanto de las líneas de tendido eléctrico como de la propia subestación, por los efectos nocivos a la salud que pueden acarrear los campos electromagnéticos, tal y como recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS). También señalaron como motivos que han impulsado ese rechazo vecinal «el aumento de ruidos que se producirá, la probabilidad de un incremento en el número de incendios, las interferencias electromagnéticas, el aumento de la contaminación por la ozonización y por los posibles escapes de hexafloruro». En este sentido, Llamazares recordó el caso de la localidad valenciana de Patraix donde una subestación eléctrica explotó hace tres años, pese a las continuas quejas de los vecinos.

Y es que, según explicó Pablo Fernández, edil de IU-Bloque por Asturias, desde que el gobierno de Aznar liberalizase el sector de la energía y una vez promulgada la denominada ley Piqué «una compañía eléctrica puede instalar una subestación donde estime oportuno y las comunidades autónomas no pueden hacer más que opinar».

Críticas al PSOE regional

El alcalde de Gozón, Salvador Fernández, presente en la manifestación, expresó de nuevo su apoyo a los vecinos del concejo en esta movilización y recordó que el ayuntamiento se opuso «desde el primer momento» a la instalación de una subestación eléctrica en la parroquia de Cardo y de hecho presentaron alegaciones a este proyecto.

Fernández señaló que seguirán respaldando a los vecinos, sea cual sea la postura que adopten, y lamentó que el PSOE regional no haya atendido al Consejo Vecinal de Gozón, lo que a su entender es un claro indicativo de que el Principado da por buena la instalación de esta subestación eléctrica en Cardo.