«La gente cree que quien va en bici es porque no puede comprar un coche»

«Estamos en el Oviedín de siempre y hay gente que hasta se molesta porque alguien lleve pendiente o los pantalones caídos» Francisco Bastida Catedrático de Derecho Constitucional

I. REYOVIEDO.
Bastida, durante la entrevista. ::
                             MARIO ROJAS/
Bastida, durante la entrevista. :: MARIO ROJAS

Llega con su bici eléctrica traída de Alemania, un chubasquero rojo y un pantalón azul marino. No lleva traje ni corbata, como se pensaría de un catedrático universitario, máxime cuando su especialidad es feudo de togas. Desde hace unos meses, Francisco Bastida, doctorado en Derecho Constitucional, llega cada día a la facultad pedaleando, hecho que sorprende a compañeros y alumnos. No es militante ecológico, sólo lo hace «por salud». Y también, porque está convencido de las ventajas de un transporte sostenible. Ha colaborado con la Asociación Asturies ConBici en la elaboración del 'Plan 30', la primera ordenanza sobre el uso de la bicicleta de España.

-¿Por qué colaboró con Asturies ConBici?

-Escribí algunos artículos sobre el uso de la bicicleta y se pusieron en contacto conmigo para presentar en el Ayuntamiento un plan que promueva el uso de la bicicleta.

-¿Cuál fue aportación?

-Hicimos varios grupos de trabajo y, como soy jurista, pensamos en redactar una ordenanza sobre el uso de la bici. Es la primera exclusiva en España, porque hay otras que están mezcladas con diferentes aspectos.

-¿Cuáles son las peculiaridades del 'Plan 30 Oviedo'?

-La idea es más moderna. Las bicis se mezclarán con los coches y habrá una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. Esto es mucho más versátil, siempre ha habido miedo a meter las bicicletas en el asfalto y los carriles segregados son más caros. Además, se crea en el conductor la idea de que la bicicleta sólo puede ir por ese carril y luego eres un intruso. Pasa, por ejemplo, en Gijón.

-Pero Oviedo es conocido por su cantidad de calles peatonales.

-También lo tuvimos en cuenta. Hay que señalizar las calles peatonales para que la bicicleta también vaya por la zona peatonal, aunque el peatón tenga prioridad.

-¿Y el Ayuntamiento está de acuerdo?

-En principio, es muy favorable a la iniciativa. Hay que tener en cuenta que el Consistorio está dentro del plan europeo 'Sumobis'. La financiación del segundo año depende de los resultados del primero, así que interesa que salga bien.

-No habrá muchos catedráticos que vayan en bici...

-Los profesores deben dar ejemplo. Es raro que un catedrático circule en bicicleta. Pero detrás de todos los inconvenientes como el peligro las cuestas y el tráfico, hay un prejuicio social. La bicicleta es para quien no puede comprarse un coche. El prestigio social no va unido a la bicicleta sino a quemar gasolina.

-¿Y alumnos?

-Hay pocos alumnos que se muevan en bicicleta, aunque cada vez veo a más gente que la usa.

-Ha participado en una ordenanza, aunque hay otra en marcha, la de convivencia cívica, que la oposición quiere llevar al Consejo Consultivo del Principado.

-La oposición no está legitimada para tal fin. Sólo los alcaldes y el presidente del Principado. No pueden hacerlo.

-¿Usted qué piensa de esa ordenanza?

-No he leído el texto, pero por lo que sé tiene cosas complicadas. La regulación del botellón, del derecho de reunión o de la alimentación de animales son temas complejos. El problema principal es que se regulan derechos fundamentales como el de reunión y de circulación. La cuestión es si una ordenanza puede regular el ejercicio de derechos fundamentales.

-¿Y el derecho de la libre imagen para que cada cual vista como guste, incluso en la Universidad?

-El estudiante pude ir vestido como le de la gana con tal de que en su comportamiento no entorpezca la función de enseñar y aprender. Estamos en el Oviedín de siempre y hay gente que se molesta porque uno lleve un pendiente o unos pantalones caídos. A mí, aunque no me gusta, no me pagan para que diga cuál es mi canon de estética, me pagan por dar clase. Es una crítica clasista y la universidad tiene que ser elitista intelectualmente para que estén los mejores.

-¿Los actos políticos en la institución contribuyen a ello?

-Que un ex presidente vaya a hablar en una Universidad me parece muy bien. En EE UU le pagarían una millonada. No me parece tan bien que se insulte. Se puede protestar por la gestión política de Aznar con la guerra de Irak, pero sin insultar. Tan mal como eso, si no peor, me parece que un ex presidente responda a los insultos con una procacidad. Un ex presidente del Gobierno no puede convertirse en un 'hooligan'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos