Concentración de sanitarios ante el Sespa para exigir un «baremo justo»

Creen que, a la hora de optar a una plaza, no se puede valorar de igual forma a los trabajadores de la red pública que a los de la concertada

REDACCIÓNGIJÓN.
Trabajadores del Sespa, ayer, en la plaza del Carbayón. ::
                             M. ROJAS/
Trabajadores del Sespa, ayer, en la plaza del Carbayón. :: M. ROJAS

Cientos de trabajadores del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) se movilizaron ayer en el centro de Oviedo bajo el lema «por un baremo justo» para reivindicar que los criterios para optar a una plaza no sean los mismos para los trabajadores de centros de la red pública que para los concertados. Los manifestantes -convocados por los sindicatos Satse, CC OO, Usae, Sicepa-Usipa y UGT- se concentraron frente a la sede del Sespa y pararon el tráfico durante veinte minutos.

La secretaria autonómica del Sindicato Profesional de Enfermería (Satse), Margot Marqués, considera «que no se puede 'baremar' por igual los servicios prestados en la sanidad pública, donde hay unas reglas, que los de la privada, en la que no hay unas normas y las contrataciones son a dedo». Según ella, «la Administración está reconsiderando y estudiando la propuesta» que los sindicatos presentaron el lunes para la modificación del baremo al director de Recursos Humanos del Sespa, Manuel Cores, y a la jefa del gabinete jurídico, Rosa Cabanilla.

Marqués insistió ayer en que «si no hay solución, los sindicatos volverán a reunirse y convocar más medidas de protesta» y añadió que hay muchos trabajadores que respaldan su petición ya que el colectivo lo forman más de 3.000 personas en Asturias. De hecho, está prevista una nueva movilización el lunes 15.

El secretario general de la Federación de Sanidad de CC OO de Asturias, José Antonio Carnero, recordó que el objetivo de la protesta es conseguir «la negociación de unos nuevos baremos que distingan los servicios prestados en todos los centros y que en los concertados los trabajadores no entren a dedo, sino por los méritos y capacidades».

Tras la concentración, los manifestantes fueron recibidos por Manuel Cores.