Las Katiuskas de la Alcaldía, para los días de inundaciones

EVA SANROMÁNLLANES.

Por aquello de que los Plenos de Llanes dan para todo salieron a relucir ayer una katiuscas y unos calcetines compradas con cargo al Ayuntamiento el día en el que Pendueles sufrió unas inundaciones con motivo del Unquera-Llanes. La alcaldesa, Dolores Álvarez Campillo, y la concejala Esther Bustillo, tuvieron que acudir de urgencia a la localidad y cargaron al Ayuntamiento la compra de ese material (28,80 euros). «Aquel día, ¿vinieron ustedes a trabajar sin calcetines?», preguntaron desde el PP provocando la risa del Pleno. «Cuando usted sea alcalde, si usa un 40 de pie, tendrá las katiuscas en la alcaldía». Será su herencia.

Menos risas hubo al preguntar por el pago de tres habitaciones en Madrid «para dos personas (un técnico y la alcaldesa)». Son 110, 142 y 135 euros cada alojamiento. La visita, oficial, tenía que ver con Villas Marineras y la duda de los populares llegó al apreciar que dos de esas habitaciones están a nombre de la alcaldesa. «Si quiero llevar a mis amantes, les pago yo la habitación», tranquilizó la regidora. Aún con todo, matizó después, «yo no me ensucio las manos por 140 euros, si fueran 140 millones todavía», concluyó. Tras el Pleno se aclaró que la segunda habitación a nombre de la alcaldesa la ocupó el concejal José Balmori que, por otra parte, no dijo nada durante la pregunta.

Y en estas pasó por las dependencias municipales un concejal del PSOE que estaba ausente en el Pleno. Sánchez se enfadó al verlo. «Está de baja», señaló la alcaldesa. Venían los políticos de aprobar seis puntos consecutivos conjuntos. «No estropee usted el Pleno», recomendó el portavoz socialista. «Es que lo que ustedes tienen aquí montado es un show, una ostentación del cachondeo, si está de baja no puede estar aquí manipulando resoluciones», denunció el popular acalorado. «Tranquilícese», le solicitó la alcaldesa, «si ve que va a explotar puede salir al pasillo y dar unos puñetazos», recomendó la regidora.

Fotos

Vídeos