Dilema para declarar

Sólo uno de los cinco inculpados no reconoció los hechos y se negó a declarar, para luego, al final de la vista, solicitar su intervención Los primeros acusados en la 'Operación Debuta', a juicio

I. R. OVIEDO.

No quiso declarar ante el magistrado que presidía la sala de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, acogiéndose a su derecho legal de guardar silencio. Era el único de los cinco primeros acusados de la 'Operación Debuta', una extensa actuación contra el tráfico de droga en el centro de la región desarrollada en 2008, que no reconoció los hechos en el juicio celebrado ayer. Pero pasada una hora, D. d. B. B., de 21 años, retrocedió. Cuando el juez iba a concluir la vista oral, el joven dijo que quería declarar «porque tenía derecho». Era tarde. El magistrado dejó el juicio visto para sentencia.

El fiscal Especial Antidroga de Asturias, José Perals, mantuvo su petición inicial de cuatro años de cárcel para el joven, inculpado de un delito contra la salud pública. Basó su acusación en las pruebas recabadas por los guardias civiles encargados de la investigación, que además conocían sobradamente al chico que vive en el recinto de la Comandancia de la Guardia Civil de la ciudad. Unas pruebas insuficientes para la defensa del joven. «Los propios agentes han dicho que los únicos indicios que existían para acusar a mi cliente eran unas conversaciones telefónicas y mensajes de móvil, donde aparece el nombre del chico. Ni siquiera se ha acreditado que sea la voz de mi cliente», destacó la letrada en la vista oral. Por el contrario, el Ministerio Fiscal considera acreditado que el joven suministraba drogas a terceros, ya que en las escuchas pronunció frases como «tengo gente esperando», «la gente me esta pidiendo» y reconoció deudas de hasta 1.000 euros, procedentes de la supuesta compra-venta de sustancias.

Para los otros cuatro acusados, el fiscal solicitaba inicialmente un total de 24 años y cinco meses de cárcel, que finalmente rebajó a 15 años y cinco meses. Eran la parte más baja de la red, en la que también está implicada la ex concejala del Ayuntamiento Cristina Hernández. Para evitar un complicado macrojuicio con 22 acusados y otros tantos abogados, la instrucción ha sido dividida en varios procesos.

Robo en Las Regueras

Por otra parte, la Guardia Civil de Oviedo detuvo el pasado sábado a J.R. A. F., de 39 años y vecino de Las Regueras, como presunto autor de más de veinte robos perpetrados en el mencionado concejo, en Pola de Lena y en Las Regueras.

Las investigaciones de la que pasó a denominarse 'Operación Acrópolis' se iniciaron a raíz de la alarma social que produjo el pasado mes de noviembre una oleada de robos en domicilios, casetas de obras y fincas agrícolas y ganaderas. Tras su detención, los agentes hallaron en sus domicilios en propiedad más de ciento cincuenta objetos procedentes de robos, entre los que hay maquinaria profesional, herramientas, segadoras y un ciclomotor.

Parte de los efectos localizados ya han sido devueltos a sus propietarios, mientras que el resto permanecen expuestos al público en el cuartel de la Guardia Civil. El detenido está acusado de varios delitos contra el patrimonio y las diligencias ya han pasado a disposición judicial. La Guardia Civil no descarta que se produzcan nuevas detenciones en el caso.

Fotos

Vídeos