Vaya tropa

JOSÉ JAVIER ESPARZA

Primer gran fracaso del año: el de 'Vaya tropa', que pretendía ser la adaptación al mercado nacional del éxito vasco 'Vaya semanita'. Cuatro, que emitía el programa, le ha dado puerta. ¿Y por qué ha fallado 'Vaya tropa'? De unos años a esta parte estamos viendo cosas muy raras en el mundo de la comunicación: productos que apuntan más a la venta que a la calidad del propio producto, estrategias que priman la publicidad sobre el contenido, programas que invierten más en técnica que en talento. Es como si todo el mundo hubiera decidido poner el carro delante de los bueyes, y así nos va: que no avanzamos. Pero una serie, por ejemplo, no va a ningún lado si no tiene una buena historia que contar, por mucho que se invierta en producción, y un programa de humor tampoco hará gracia si uno se gasta más en atrezzo que en guionistas. A 'Vaya tropa', que era un programa generalmente muy bien confeccionado desde el punto de vista técnico, le faltaba sin embargo lo cómico; eso, en un programa de humor, es letal. El batacazo es interesante, porque de todo el equipo inicial de 'Caiga quien caiga' y sus prolongaciones, nadie ha conseguido establecerse como gran figura de la tele. Wyoming se ha hecho un hueco a codazos con un programa de puro culto a la personalidad, insufrible para quien no comulgue con la muy definida ideología del personaje. Tonino está en el mundo del teatro y la música; Juanjo de la Iglesia, en el de la radio. Manel Fuentes -que llegó después- también ha dejado la tele. Arturo Valls ha triunfado con 'Cámara café', pero ha fracasado con 'Gominolas'. 'Vaya tropa' no ha mejorado el paisaje. Ahora el balance se puede resumir con el título del programa: Vaya tropa. Aquello de «Joder, qué tropa» lo dijo el conde de Romanones -uno de los personajes más discutibles de la política española del siglo XX- y desde entonces ha dado muchísimo juego como tópico multiusos. A los de 'Vaya tropa' se les puede comparar con toda soltura, y tal vez también a quienes han pensado que el experimento podía funcionar, con quienes quieren vender bocadillos de jamón. sin jamón.

Fotos

Vídeos