El HUCA entra en su recta final

Varias de las plantas ya finalizadas de La Cadellada permanecen precintadas a la espera de recibir los equipos Mientras se apura el acabado interno de los edificios, arrancan las obras de la urbanización exterior

Imagen aérea de La Cadellada donde se puede ver, en primer término, el edificio de consultas externas escoltado por el de hospitalización. ::                             MARIO ROJAS/
Imagen aérea de La Cadellada donde se puede ver, en primer término, el edificio de consultas externas escoltado por el de hospitalización. :: MARIO ROJAS

En los próximos días, las grúas comenzarán a abandonar La Cadellada. Lo harán poco a poco, porque, aunque la construcción de muros y edificios propiamente dichos ha finalizado ya hace tiempo, aún son empleadas por el personal de la obra para trasladar material pesado. Lo que está claro es que el HUCA entra en su recta final. Lo revela su imagen aérea, que muestra un complejo sanitario casi al completo. En la parcela de La Cadellada se ven ya rematados los edificios de hospitalización, servicios generales y consultas externas. También el helipuerto y los tres parkings, así como las zonas de urgencias y docencia.

El próximo 7 de abril es el día que viene marcado en el calendario como fecha de finalización de las obras de ejecución de La Cadellada, unos trabajos que las empresas adjudicatarias iniciaron 58 meses atrás, en junio de 2005. Claro que el 7 de abril, para el que restan apenas unas semanas, el HUCA no estará completamente acabado aunque las contratas hayan terminado su trabajo. Y no lo estará porque una vez concluida esta fase habrá que iniciar otra: la de la instalación de equipamientos y dotación tecnológica, preparación de quirófanos, montaje de habitaciones y consultas y un largo etcétera que seguirá, al menos, otro año.

Esperando los aceleradores

De momento, los responsables del HUCA han precintado zonas ya finalizadas. Son plantas de los edificios de hospitalización y consultas externas que están terminadas y en las que sólo restan «detalles» de electricidad o carpintería. Asimismo, se han iniciado los trabajos de urbanización exterior, con el asfaltado de los que serán los viarios que delimitarán el hospital.

Fuentes de Gispasa precisaron que la instalación del aparataje condiciona parte de la obra. De ahí que sea difícil establecer retrasos y, más complejo aún, vincular posibles demoras con las empresas encargadas de construir el nuevo hospital. Se trata de un asunto ciertamente peliagudo, ya que el pliego de adjudicación del HUCA fija penalizaciones de hasta 90.000 euros por día de retraso.

Un ejemplo claro es lo que ocurre en Oncología Radioterápica, donde hay que esperar por la llegada de los aceleradores lineales para poder finalizar los trabajos de construcción de la planta. El proceso de compra de estos equipos aún no está cerrado, por lo que es más que probable que la culminación de los trabajos de esta zona sufra algún tipo de demora. Lo mismo ocurre en quirófanos y UVIs, por citar otros ejemplos.

45,7 millones en informática

Y mientras la obra y la disyuntiva sobre qué supone 'acabar un hospital' se mantiene latente, en paralelo se tramita la adjudicación de la dotación tecnológica. El concurso de lo que será el corazón informático del HUCA ha salido a licitación en 45,7 millones de euros. Se trata de una primera fase. El pliego incluye aparataje, pero también los 4.000 ordenadores que habrá en el complejo.

Cuando el nuevo hospital toque a su fin, habrán sido al menos 450 millones de euros los invertidos en su construcción, puesta en marcha, equipamiento y mudanza. De éstos, 259 corresponden a la licitación de los trabajos y el resto se distribuye entre urbanización exterior, accesos y adquisición de aparataje.