Julián Suárez Inclán, militar, político y escritor

RAMÓN BARAGAÑO
Antiguo paseo del Bombé en Avilés, villa en la que nació Julián Suárez Inclán. ::
                             ARCHIVO NARDO VILLABOY./
Antiguo paseo del Bombé en Avilés, villa en la que nació Julián Suárez Inclán. :: ARCHIVO NARDO VILLABOY.

Hijo del político Estanislao Suárez Inclán y hermano de Félix y Pío, el valeroso y eximio militar, político y escritor Julián Suárez Inclán y González Villar nació en Avilés el 7 de enero de 1848. En 1862 ingresó en la Escuela de Estado Mayor para cursar la carrera militar, que finalizó, siempre con el número uno en cada curso, en 1867 con el grado de teniente al servicio del Regimiento de Húsares de Pavía, con el que tomó parte posteriormente (1869) en la batalla de Alcolea, en la que fue ascendido a capitán. Participó de forma notable en las guerras carlistas, donde acumuló méritos para ser elevado a los rangos de comandante en 1873, teniente coronel en 1874 y finalmente coronel en 1876. Concluida esa contienda, pasó a ser profesor de la Escuela de Estado Mayor, cargo que desempeñó desde 1877 a 1886. En 1879 publicó el 'Tratado de Topografía', libro que fue utilizado de texto en las academias militares y que fue premiado con medalla de oro en la Exposición Universal de Barcelona de 1888.

Se casó, en año desconocido, con Amparo Canalejas, que falleció en 1897. Cuatro años más tarde, a la edad de 53 años, contrajo segundas nupcias con Purificación Castellana, que también era viuda. En 1886 interrumpió momentáneamente su brillante carrera militar al ser elegido diputado a Cortes por el distrito de Pravia, cargo que desempeñó hasta 1890 y que prueba su vinculación con los intereses asturianos. Volvió a representar a ese distrito desde 1893 a 1895 y desde 1898 hasta su muerte. Excelente orador y hombre de gran cultura, destacó por sus intervenciones parlamentarias como antes ya lo había hecho como conferenciante en el Centro Militar, el Ateneo Científico, Literario y Artístico, la Sociedad Geográfica y otras instituciones.

En 1892 participó activamente en el Congreso Militar Hispano-Americano celebrado con motivo del IV centenario del descubrimiento de América. Al ser creada la Escuela Superior de Guerra fue nombrado segundo jefe y director de estudios. También ocupó un puesto en la Comisión Especial de Defensa del Reino. Coronel del Estado Mayor desde 1892, al estallar en 1895 la guerra de Cuba que finalizó tres años después con la independencia de la colonia española, Suárez Inclán volvió a la milicia activa y embarcó para la isla, donde volvió a dar muestras de su reconocida valentía y de sus dotes de mando. Durante todo el año 1896 participó activamente en la lucha contra los insurrectos cubanos y logró resonantes victorias frente a las tropas del jefe Antonio Maceo, por cuyos méritos fue promovido a general de Brigada y condecorado con la Gran Cruz del Mérito Militar en dos ocasiones. Lamentablemente, en la primavera de 1897 unas fiebres palúdicas que quebrantaron seriamente su salud lo apartaron de la lucha y lo obligaron a regresar a España. Tanto en La Habana como en su patria fue objeto de cariñosos homenajes, entre los que destacó el organizado por el periódico 'El Heraldo de Occidente', de Luarca, que logró para él las insignias de la Gran Cruz del Mérito Militar, que le fueron entregadas en su villa natal de Avilés el 30 de septiembre de 1897.

En 1901 se le confió el puesto de jefe de la Sección de Asuntos Generales del Ministerio de la Guerra; en marzo de 1902 ascendió a general de División y fue condecorado con la Gran Cruz de San Hermenegildo, y en diciembre de 1904 fue elegido segundo jefe del Estado Mayor Central. Además de sus méritos militares, fue elegido miembro de la Real Academia de la Historia en 1900, presidente del Tiro Nacional de España en 1903, vicepresidente y después (1908) presidente de la Sociedad Geográfica y presidente del Centro Asturiano de Madrid. En 1905 presidió la comisión formada para estudiar la defensa de las islas Baleares y al año siguiente se trasladó a Francia para participar en unas maniobras militares, siendo recibido por el presidente galo y poco después, en enero de 1907, fue distinguido con el título de Gran Oficial de la Legión de Honor francesa.

Como escritor, colaboró en varias publicaciones como el 'Boletín de la Sociedad Geográfica', la 'Revista de Geografía Colonial y Mercantil' y otras. Es autor de diez libros, todos ellos de temática militar, entre los que destaca (además del ya citado 'Tratado de Topografía' y la 'Guerra de anexión en Portugal durante el reinado de Felipe II', 2 tomos, 1897-1898) el titulado 'El teniente general don Pedro de Lucuce, sus obras e influencia que ejerció en la instrucción militar de España' (1903), imprescindible para el conocimiento de la figura de ese insigne científico y militar avilesino del siglo XVIII.

Julián Suárez Inclán falleció en Madrid el 9 de marzo de 1909, estando en posesión de diecinueve importantes condecoraciones. Entre los homenajes póstumos, la Sociedad Geográfica y el Centro Asturiano de Madrid celebraron sendas veladas solemnes en su honor, y el Tiro Nacional de España (antecedente de la actual Real Federación Española de Tiro Olímpico) organizó un notable acto en junio de 1915, en el transcurso del cual se inauguró un busto de Suárez Inclán en el campo de ejercicios de La Moncloa en recuerdo del primer presidente de la entidad. Resulta incomprensible que a tan distinguido personaje el Ayuntamiento de Avilés no le haya honrado con una calle. Sí la tiene, sin embargo, su padre Estanislao Suárez Inclán, que durante años dio nombre a la actual calle de la Fruta, que recuperó su nombre tradicional en julio de 1979. Posteriormente, en mayo de 1985, se dio el nombre de Suárez Inclán a la 'travesía primera de la colonia del Quirinal'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos