El Tribunal Superior de Justicia anula dos jefaturas en el hospital de Mieres

JULIO VIVASMIERES.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha decidido anular los nombramientos del jefe de servicio y jefe de sección de Radiodiagnóstico realizados por la gerencia del hospital Álvarez Buylla de Mieres, puesto que no se ajustan a los procedimientos reglamentariamente establecidos. Así consta en la sentencia del pasado 17 de marzo, que hizo pública ayer el Sindicato Médico Profesional de Asturias (Simpa).

Según la organización sindical, la sentencia confirma el fallo previo del juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Oviedo que invalidaba esas jefaturas. La razón es que no se había seguido «procedimiento de convocatoria pública ni valoración de méritos», lo que «resulta contrario a los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad».

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) recurrió la sentencia y el TSJA desestima ahora su petición. Según la sentencia, el Sespa mantiene que «estamos en presencia de comisiones de servicio, pero fallan sus presupuestos que han de servirle de sustento, pues en absoluto se hace referencia a una situación urgente o inaplazable que justifique los nombramientos».

Según el secretario de Atención Especializada del Simpa, Antonio Matador, el malestar no está relacionado con las personas nombradas, sino con «el método del Sespa», que, cree, «está siguiendo en todos los centros de la región».

Concentración el día 22

El salón de actos del hospital Álvarez Buylla de Mieres acogió ayer una reunión del personal eventual interino del Sespa y los sindicatos por la nueva baremación propuesta para acceder a una plaza fija en la sanidad del Principado.

El baremo puntúa de la misma manera a los interinos de la sanidad pública que a los de la concertada. Así, tras el encuentro, se decidió convocar una concentración de protesta que tendrá lugar el próximo 22 de abril, a las cuatro y media de la tarde, frente a la Consejería de Salud, en la plaza de Calatrava, en Oviedo.

Los interinos piden que haya una discriminación positiva en favor de aquellos que proceden del sistema de sanidad pública.