Fallece Kike Gómez Haces, símbolo de las empresarias asturianas

Políticos, emprendedoras, familiares y amigos reconocen la labor que desempeñó en el Principado en favor de la mujer trabajadora

D. DE MIGUEL GIJÓN.
Severino García Vigón, presidente de Fade y amigo personal de Kike, da el pésame a Charo Gómez Haces, hermana de la fallecida. ::                             JESÚS DÍAZ/
Severino García Vigón, presidente de Fade y amigo personal de Kike, da el pésame a Charo Gómez Haces, hermana de la fallecida. :: JESÚS DÍAZ

La empresaria asturiana Kike Gómez Haces, impulsora y presidenta de la Asociación Empresa-Mujer (Asem) y gerente de la Escuela Europea, falleció ayer en Oviedo a los 55 años de edad tras una larga enfermedad. El 5 de marzo de 2009 tuvo que ser operada de urgencia al detectársele un tumor cerebral en estado avanzado. Gómez Haces no se rindió y supo mantener la sonrisa hasta que ayer su cuerpo no aguantó más.

La capilla ardiente quedó instalada en el tanatorio ovetense de Los Arenales y, a las 17:00 horas de hoy se celebrará el funeral en la parroquia de El Carmen, en Oviedo. Nació el 19 de septiembre de 1954 en Puebla ( México), pero con apenas siete años su familia, de origen llanisco, decidió retornar al Principado y establecerse en Oviedo. Poco después, falleció su padre y su madre, Magdalena, tuvo que afrontar en solitario la tarea de sacar adelante a sus cinco hijos, dos de ellos discapacitados psíquicos (ya fallecidos). Los que la conocieron definen a Gómez Haces como una «empresaria de raza». Su primer capricho de la infancia, recuerdan, fue una máquina registradora. Le gustaba bajar a la calle con su frutería de plástico para ofrecer a los viandantes productos de primera calidad. Pero pese a esa temprana vocación empresarial, cuando le tocó elegir su futuro optó por el periodismo. En las aulas coincidió con un personaje que llegó a ser una auténtica figuras, el también periodista y político Luis Herrero.

Sus dotes de gestora y buena comunicadora la llevaron durante unos años a Valencia, donde dirigió distintas asociaciones de interés para los jóvenes y varias ONGs. No tardó en retomar su vocación por el autoempleo, colaborando como 'freelance' en varias revistas y gabinetes. Fueron años de preparación para sumergirse en el mundo empresarial.

En torno a 1991 regresó a Oviedo con ganas de abrirse camino en la empresa y, junto a su hermana Charo, empezó a gestar la idea de lo que terminó convirtiéndose en la Escuela Europea de Negocios que le dio la oportunidad de estrenarse como gerente. Su primer proyecto empresarial en solitario no tardaría en llegar: Dulcería Malena, que años después diversificó ofreciendo un servicio de cátering. Pero si algo ha caracterizado a Kike Gómez Haces ha sido su fortaleza, entusiasmo y capacidad de trabajo por lograr la igualdad de oportunidades de las mujeres en el terreno empresarial.

Lo demostró creando e impulsando la Asociación Empresa Mujer (ASEM) en 1996, cuando casi no se oía hablar de la conciliación de la vida laboral y familiar y poco de las mujeres emprendedoras. Desde allí lideró multitud de proyectos e iniciativas regionales, nacionales e incluso internacionales que han favorecido que la representatividad de la mujer en el tejido empresarial asturiano sea cada vez mayor. Hoy 1.600 asociadas respaldan la asociación.

Gómez Haces era espontánea, directa, pero sobre todo muy batalladora, con la tenacidad de quien pelea las cosas bajo el fuerte impulso de una racional convicción. Lo demostró durante el último homenaje que recibió en Asturias el pasado 21 de diciembre. Pese a que ya atravesaba momentos delicados no perdió la sonrisa, «es algo que la caracterizaba», destacaban ayer empresarios, políticos e instituciones al recordar su figura. «Comprendió como nadie la importancia de la unión empresarial y otorgó a las mujeres empresarias el papel que por justicia les correspondía. Una mujer emprendedora y optimista, que nos deja un vacío enorme», recordó ayer el presidente de la patronal asturiana.

Para las personas de su equipo no era una jefa sino una maestra. «Se ha ido una gran mujer, con iniciativa y muy sincera», dice, María Luisa Mosquera, de la Escuela Europea. La muerte de Gómez Haces, asegura el Instituto Asturiano de la Mujer, «supone una gran pérdida para la sociedad asturiana en general y especialmente para las empresarias».

Fotos

Vídeos