Carreño negociará «el realojo con cada vecino de Carrió para evitar guetos»

El Ayuntamiento les dará a elegir entre una vivienda en el lugar que ellos elijan o una indemnización económica

PEPE G.-PUMARINOCANDÁS.

El Ayuntamiento de Carreño negociará el realojo de los vecinos de Carrió más afectados por la expansión industrial de forma individualizada. Así lo explicó ayer la concejala de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio, Infraestructuras y Vivienda, Melania Álvarez, que quiso salir al paso de las críticas vecinales por que el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del concejo no incluya una reserva de suelo para estos residentes. Según explicó, la respuesta que el gobierno local va a dar a los residentes no pasa por esta medida. «No queremos hacer un gueto, no se trata de concentrar a una población marginal en un sitio determinado, sino de todo lo contrario. Los afectados -cuya cifra rebajó a «muchos menos de 200, porque, si no, estaríamos hablando de toda la parroquia- podrán elegir entre varias opciones», comentó Álvarez.

Así, «a aquellos que residen actualmente en un área determinada del cinturón industrial», el equipo de gobierno les dará a elegir entre ser inquilinos de una vivienda en el lugar que elijan o recibir una indemnización económica. Las condiciones a convenir entre las partes serán las que se fijen en la fase de negociación.

Pese a que en el acuerdo suscrito con el Gobierno regional en 2007 se indicaba que el realojo de los vecinos de Carrió quedaba supeditado a la reserva de suelo en el PGOU, el Ayuntamiento matiza ahora que el compromiso del Ejecutivo autonómico se limita a la aportación económica que realizará para hacer frente a las indemnizaciones.

Cinturón verde

Con respecto a la expansión industrial, dentro del nuevo PGOU se recoge la creación de un cinturón de protección ambiental. Esto es, se constituirá un 'corredor verde' con la plantación de árboles de gran altura que partirá de las inmediaciones de la glorieta del Empalme para acabar en la playa de Peñamaría. Para llevar a cabo esta actuación, el suelo afectado será donado por las empresas del entorno.

El Ayuntamiento de Carreño también adelantó ayer que elaborará un calendario para explicar a los vecinos los detalles del planeamiento a los vecinos. El primer paso para que el proceso siga adelante será la aprobación inicial del documento, que se someterá a Pleno el día 13 de este mes.

Inicialmente, el nuevo PGOU cuenta con el respaldo del PSOE, IU y URAS, que ostentan la mayoría. Por el contrario, el resto de partidos, PP, UICA y UNA, mantienen su rechazo. Alegan falta de información y excesivo crecimiento urbano. Si recibe 'luz verde', tal y como está previsto, la siguiente fase será la convocatoria del consejo vecinal, en el que se explicarán los siguientes pasos desde que salga a información pública. En esta fase, se llevará a cabo una ronda por todas las parroquias para explicar el documento y facilitar la elaboración de alegaciones. Esta labor informativa correrá a cargo de un equipo de técnicos.