Biodiversidad y problemas en Avilés

GRUPO MAVEA

El pasado fin de semana se celebró el Día Mundial de la Biodiversidad, que este año 2010 tiene un significado especial al haber sido declarado Año de la Biodiversidad, precisamente para impulsar acciones de concienciación de la ciudadanía y de los gobiernos para cambiar el desastroso rumbo que lleva la conservación de la naturaleza a nivel mundial.

Desde Mavea venimos desarrollando una labor continua, desde hace 24 años, en el ámbito avilesino y regional, intentando dar a conocer lo que tenemos, e intentando ponerlo en valor frente a las gentes que no son capaces de reconocer y de apreciar la importancia de lo que tienen delante de su propia casa. Desde hace muchos años se hace un seguimiento bastante exhaustivo de las aves de la Ría de Avilés, y también de control de la biodiversidad que esconden los limos de la Ensenada de Llodero, presentando numerosos informes e intentado divulgarlo en los medios de comunicación, mediante conferencias, exposiciones, actividades en colegios.

Después de una fase de unos 30-40 años de enorme contaminación, la ría de Avilés va mejorando y la enorme riqueza biológica del estuario vuelve a mostrarse poco a poco. Mucho nos tememos que nuestro éxito es muy escaso o casi nulo; aún estamos a años luz de los británicos, o de los países bálticos, en lo que a conocimiento, respeto y conservación del medio ambiente se refiere.

Creemos que es buen momento para poner un ejemplo claro y patente de lo que se dice en el párrafo anterior; vamos a describir lo que pasaba los días 22 y 23 de mayo de 2010 en el único espacio protegido del concejo avilesino, el Monumento Natural de la Ensenada de Llodero y Charca de Zeluán. Durante todo el mes de mayo estamos asistiendo a un paso migratorio espectacular, además de ser atípico por ser el más largo, tardío y numeroso de los últimos 30 años. No hay picos de 5.000 aves como el año pasado, pero hay un incesante ir y venir de aves limícolas que hacen que todos los días haya entre 600 y 2.000 aves y que todos los días se vea algo distinto al día anterior. Pero esta zona está abandonada: hay una falta de señalización que indique claramente lo que se puede y no se puede hacer, la caseta-observatorio da vergüenza ajena por los destrozos que se producen casi todos los fines de semana, la basura es abundante por todas partes.

Y en los días 22 y 23 hizo sol y calor, invitando a la gente a salir de casa y a hacer todo tipo de actividades al aire libre. En La Llera, San Balandrán y Zeluán se veía gente haciendo muchas actividades al aire libre, pero casi todas prohibidas en el Monumento Natural. El domingo a las 4 de la tarde, con la marea empezando a bajar, ésta era la imagen: varias personas buscando 'xorra' (gusanos utilizados de cebo para pescar), varias sombrillas en las dunas sobre zonas con plantas que están a punto de desaparecer de Asturias, una señora tomando el sol con un perro suelto, otro paisano pescando con dos cañas, pasó una moto acuática. todas ellas actividades 'no autorizables' (según dice textualmente el decreto 100/2002, de declaración del Monumento Natural).

Mientras tanto, mil aves limícolas hacinadas en un pequeño espacio que quedaba libre de agua y continuamente molestados por la gente; intentaban posarse en la playa para alimentarse a toda velocidad. Continuamente tenían que levantar vuelo y buscar otro sitio para posarse. No creemos que deba molestar a nadie que recordemos que la obligación de tomar medidas reales, eficaces, de hondo calado, para proteger nuestros espacios naturales de altísimo valor y para mejorar el conocimiento y la educación de los ciudadanos, es de las administraciones públicas y eso brilla por su ausencia. De hecho, en el mencionado decreto dice textualmente: «La administración y gestión de este Monumento Natural corresponderá a la consejería competente en espacios naturales protegidos».

Fotos

Vídeos