Un oasis de castaños y manzanos en Priesca

El proyecto incluye la apertura de un centro de interpretación y el acondicionamiento de sendas para observar las especies autóctonas Medio Rural gestionará una finca de más de 90 hectáreas

TERRY BASTERRAVILLAVICIOSA.

Priesca, aldea maliaya que apenas alcanza el centenar de habitantes, es conocida en ámbitos culturales por su iglesia, San Salvador. La venerable estructura quedó encuadrada dentro del prerrománico asturiano, y su valor histórico ha sido reconocida desde tiempos antiguos, como prueba que recibiese la categoría de Monumento Nacional en 1913.

Ahora, casi un siglo después de aquella noticia, resulta que a este tesoro cultural le va a salir un competidor 'verde'. La Consejería de Medio Rural tiene previsto firmar en próximas fechas un ambicioso convenio con la Fundación Ronzón. El objetivo: que la administración se haga cargo durante los próximos 50 años de una finca de unas 90 hectáreas. En ella la especie dominante es el castaño, y ahora de lo que se trata es de preservar esta reserva en un concejo, Villaviciosa, donde el eucalipto es el cultivo por excelencia. Además del valor ambiental de esta propuesta, la administración pretende convertir el paraje en uno de los principales atractivos turísticos de la zona.

«En este lugar existe una casona que se reformará para acoger el futuro Centro de Interpretación de las Explotaciones Agroforestales de Villaviciosa», adelanta Joaquín Arce, director general de Política Forestal del Principado. Según explica, una vez se adueñe del terreno, la administración quiere aplicar dos líneas de trabajo. Por un lado, gestionar una porción de monte cuidando sus castaños e investigando también las enfermedades que le aquejan y qué técnicas podrían mejorar su productividad. Además, la consejería intentará desarrollar en esta finca investigaciones frutícolas de la mano del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario.

Manzanos y frutales

«Ya se están plantando algunos manzanos y otras especies de árboles frutales. Ahora pretendemos que se convierta en un monte de referencia», confía el director general. La idea es acondicionar varios recorridos dentro de esta reserva, para que los vecinos y turistas puedan transitarlos disfrutando de un paseo que servirá para instruir sobre las características, cuidado y problemática de los árboles más característicos de Asturias. «Villaviciosa es un municipio turístico y el Ayuntamiento nos ha pedido que la finca pueda ser visitable», conviene Arce.

El proyecto se está planteando para su realización «a medio plazo» e incluye la mejora de las infraestructuras de la zona, principalmente pistas y caminos. «En definitiva se trata de un proyecto agroforestal integral que mantiene una estrecha relación con la investigación», relata Arce. «Queremos que la finca sirva de recordatorio y ejemplo de cómo era la vegetación de Villaviciosa antes de la llegada del eucalipto al concejo», abunda el director general.

En cuanto a la distribución de beneficios que se puedan derivar de los aprovechamiento de esta finca, el convenio que firmarán la Consejería de Medio Rural y la Fundación Ronzón estipula que el 25% se destinará al fondo de mejoras para el monte, mientras que el otro 75% se consagrará a proyectos de investigación, experimentación y cooperación en la búsqueda de nuevas formas de desarrollo rural sostenible. Una comisión de seguimiento se encargará de validar esta distribución.

La presencia de castañales en la finca facilita los objetivos de la consejería que, en lugares próximos como el monte Cubera, sí se ha visto obligado a ordenar la reforestación de 29 hectáreas.

Certificación forestal

La finca tiene exactamente 91,2 hectáreas, aspira igualmente a acceder al sistema de certificación forestal que, según explica Joaquín Arce, «es un diploma que se consigue cuando el monte se gestiona de manera sostenible».

En la actualidad en Asturias existen 6.000 hectáreas de monte que gozan de esta certificación. El objetivo de la Dirección General de Política Forestal es estimular a los productores para que en pocos años esta cifra se haya incrementado hasta las 20.000 hectáreas.

La Fundación Ronzón es una entidad dedicada a la explotación agrícola de fincas que tiene bajo su responsabilidad. Además del cultivo, sus técnicos realizan labores de experimentación, investigación y cooperación en la búsqueda de nuevas formas de desarrollo rural sostenible.