Suerte

JAIME PONCELA

He leído sin bostezar (que no es poco en estos tiempos) la entrevista publicada ayer por EL COMERCIO con el presidente de Nuevas Generaciones del PP, David González Medina. El señor González Medina manifiesta una poco habitual tendencia a la sensatez y la sinceridad. Digo lo de 'poco habitual tendencia' porque suele pasar que los cachorros de la política empiezan a mentir con la misma soltura y doble denuedo que sus mayores en cuanto son destetados y se lanzan al ruedo de la cosa pública. Amén de algunas memeces leídas en los comentarios digitales hechos a la noticia y centrados en la camisa 'de marca' que viste el jovenzano pepero (como si los chicos del PSOE fueran unos 'okupas' vestidos en el ropero parroquial) y que son propias de la estrechez mental que nos acosa, lo dicho en el periódico por este rapaz me parece coherente, sensato y digno de consideración.

Que la derecha española se vaya sacudiendo el pelo de la dehesa y la caspa de la España cañí debe ser obra y gracia de las nuevas generaciones, grupo de señores y señoras con otra percepción de la vida, ajenos a todo rastro del franquismo y sus infecciones sociales, con capacidad para decir lo que piensan y hacerlo sin los corsés que imponen las apolilladas dos Españas en las que ya no creen más que algunos nostálgicos/resentidos de las dos orillas.

David González Medina sólo corre el peligro de ser inmediatamente envenenado con una concejalía o un cargo de tamaño variable en alguno de los quioscos de la música (también llamados chiringuitos) que Gobierno, asociados y hasta la leal oposición montan por doquier para colocar a los amiguetes y hacer como que hacen. El Consejo de la Juventud parece una de estas canonjías tragaperras.

Ojalá el señor Medina y los chavales de todos los partidos que tratan de ir a la política con ánimo limpio y renovador no se vean presos de patas en los lodazales del sector. Que realmente ejerzan de nuevas generaciones y no de repetidas degeneraciones.

Suerte.

Fotos

Vídeos