Areces no repetirá como candidato y despeja el camino a Javier Fernández

«Estaré al pie del cañón hasta el último día», asegura el presidente, que comunicó ayer su decisión a la FSA y a la dirección federal

ANDRÉS SUÁREZ Y JOSÉ ÁNGEL GARCÍAOVIEDO.
Vicente Álvarez Areces sonríe a los fotógrafos mientras dobla el papel donde tenía escrito el discurso en el que anunciaba su intención de no repetir como candidato del PSOE.   ::                             ÁLEX PIÑA / JESÚS DÍAZ/
Vicente Álvarez Areces sonríe a los fotógrafos mientras dobla el papel donde tenía escrito el discurso en el que anunciaba su intención de no repetir como candidato del PSOE. :: ÁLEX PIÑA / JESÚS DÍAZ

Era un secreto a voces que ayer adquirió el rango de oficial de boca de su protagonista. Vicente Álvarez Areces no se volverá a presentar como cabeza de lista del PSOE en las elecciones autonómicas de 2011. Un anuncio que, a poco más de una semana de que la dirección federal socialista abra el proceso de candidaturas, allana el camino para la proclamación del secretario general de la FSA, Javier Fernández, como su sucesor.

La noticia llega un día después de que el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, visitara el Principado y mantuviera un encuentro con el presidente asturiano. Fuentes cercanas al mismo rechazan que Blanco hubiera presionado a Areces para que realizara el anuncio y señalan que los plazos fijados para notificar públicamente su renuncia a volver a presentarse se adecuaron a la agenda presidencial.

Pocos minutos antes de su comparecencia ante los medios, el jefe del Ejecutivo regional trasladó su decisión al propio Fernández y a Rodríguez Zapatero, como secretario general del PSOE. «Considero que es la decisión adecuada después de tres legislaturas en las que he actuado siempre con lealtad al PSOE, a nuestros electores y a todo el pueblo asturiano», indicó.

Durante sus doce años como máximo responsable del Gobierno regional, Álvarez Areces presumió de haber contribuido al «notorio avance de la modernización y la culminación de la transformación económica y social» de Asturias. Insistió en que la región hoy presenta «una mayor fortaleza» para hacer frente a la crisis y puso en valor el trabajo desarrollado para «superar los problemas desde la unidad de criterios, la responsabilidad y buenas dosis de generosidad». «Yo también quiero hacerlo en este particular momento de mi vida», añadió antes de hacer balance de sus tres mandatos como jefe del Ejecutivo autonómico. Con la vista puesta en el retrovisor, Areces destacó el logro que, a su juicio, representó dar estabilidad institucional al Principado en un periodo en el que ha tenido que gobernar sólo y acompañado (dos pactos con IU en las dos últimas legislaturas) y después de asumir importantes transferencias en servicios básicos como la sanidad o la educación.

En su haber situó también la capacidad de sus gabinetes por haber hecho posible la «diversificación económica» de la comunidad y sacar adelante importantes infraestructuras «que han roto nuestro aislamiento tanto interno como externo». En esta lista, el presidente se detuvo especialmente en la construcción de equipamientos sanitarios y educativos, a los que unió también todos los esfuerzos realizados con la zona rural. Todo ello, afirmó, ha permitido desarrollar un modelo público de prestación de servicios «basado en la calidad, la eficiencia en el gasto y en la defensa del estado de bienestar».

«Asturias tiene hoy el servicio de salud más valorado, un sistema educativo que está entre los mejores de España y, en conjunto, una red asistencial que nos permite no dejar a su suerte a los más necesitados, sobre todo en momentos como este», señaló.

En resumen, Areces sostiene que la sociedad asturiana se asienta en la actualidad «sobre bases más sólidas para afrontar los retos que el futuro nos depara».

El anuncio de Areces no debe ser entendido como una huida hacia delante. Así lo quiso dejar claro durante una intervención en la que expresó su «compromiso firme con la conclusión de los proyectos en marcha y que conforman nuestro contrato electoral con los asturianos. Igualmente, reiteró que su voluntad de ejecutar las medidas y ajustes necesarios para que la región «salga reforzada de la crisis».

Son estos motivos, asevera, los que le han «impulsado» a trasladar su decisión «en estos momentos» con la premisa de que concentrar todo el esfuerzo del Gobierno en «alcanzar los objetivos». Asimismo, reconoce también que su anuncio pretende dejar vía libre a su partido para «iniciar cuanto antes el proceso que nos debe conducir a una nueva etapa de gobierno en Asturias». «A todos los que han construido este camino de progreso les pido un último esfuerzo -ahondó- en este tramo final de legislatura para culminar esta etapa».

Areces se despidió repartiendo agradecimientos a todos aquellos que han formado parte de sus gabinetes, a su partido, a los asturianos y a su familia «por el sacrificio que mi actividad política ha supuesto en su vida personal y profesional».

Comité Federal del PSOE

El anuncio de Areces deja el terreno expedito al PSOE para proclamar a Javier Fernández como el futuro candidato electoral en las autonómicas de 2011. «Tini ha hecho una gran labor, pero Javier lo va a mejorar», afirmaba ayer el diputado Álvaro Cuesta tras oficializarse la noticia. El próximo sábado 17, el Comité Federal dará el pistoletazo de salida al proceso de elección de candidatos, fijando los plazos que deben asumir las federaciones regionales. Todo hace indicar, según fuentes de la ejecutiva federal, que la proclamación definitiva de Fernández no se producirá hasta el otoño. Sin embargo, se espera que el líder de la FSA de antes un paso adelante y confirme su intención de ser el relevo de Areces al frente de la candidatura autonómica socialista. Mañana sábado bien podría escenificarse esa cesión del testigo en el marco de la fiesta de la Rosa, de la Agrupación Socialista de Oviedo, que tendrá al ministro de Fomento, José Blanco, como testigo de excepción.

Fotos

Vídeos