La playa de Salinas necesita 600.000 metros cúbicos de arena para regenerarse

El informe del Cedex especifica cómo ha de realizarse la nueva aportación y achaca la pérdida a una conjunción de factores

Imagen de las obras llevadas a cabo hace unas semanas en la playa de Salinas. ::                             MARIETA/
Imagen de las obras llevadas a cabo hace unas semanas en la playa de Salinas. :: MARIETA

La regeneración de la playa de Salinas requiere la aportación artificial de 600.000 metros cúbicos de arena. La cantidad es similar a la que se vertió en 2004, en el primer intento de contrarrestar el creciente proceso de pérdida de arena que ya entonces sufría la playa. En aquella ocasión se echaron 545.000 metros cúbicos, y los resultados están a la vista.

Una de las causas del fracaso es que el grosor de la arena utilizada, su granometría, no era el más adecuado, tal y como desvela el informe que ha elaborado el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) con el fin de determinar las causas de la pérdida de arena y sobre todo, de aportar posibles soluciones para regenerar la playa de Salinas. Lo encargó el Ministerio de Medio Ambiente como complemento a la actuación de emergencia que se realizó en el paseo para garantizar su estabilidad, amenazada por la pérdida del material sobre el que se sustenta.

El Cedex ya ha hecho su trabajo. Un alto responsable de este organismo esbozó ayer a LA VOZ el contenido del informe, y la conclusión es que hay que aportar artificialmente 600.000 metros cúbicos de arena, cuyo grano ha de tener un grosor medio de un milímetro. «Así se evitaría que la arena se vaya con los primeros temporales», matizó el responsable del Cedex, que reconoció que en la aportación de 2004, «la granometría era muy baja. Se sabía de antemano», añadió.

El problema es que no resulta sencillo conseguir tan ingente cantidad de arena, y más aún con un espesor tan concreto. En el año 2004 se extrajo del lecho marino, a la altura de Cabo Vidío, lo que suscitó no pocas críticas por parte de pescadores y ecologistas.

Ante tal situación, el Cedex establece en su informe distintas graduaciones en función de la cantidad de arena y de su grosor, y también «de si se quiere o no llegar a ese nivel óptimo», añadió el responsable del Cedex, a la vez que recalcó que para dejar la playa en condiciones óptimas, será necesario aportar unas 600.000 metros cúbicos de arena de un milímetro de grosor.

Cúmulo de factores

En cuanto a las causas, «es un cúmulo de factores». En primer lugar, alude a los temporales, «verdaderamente extraordinarios», que batieron la costa cantábrica durante los años 2008 y 2009, y que tuvieron especial incidencia en una playa, la de Salinas, «que tiene unos problemas específicos que ya se conocen de antiguo», sin llegar a concretarlos.

El informe establece «seis o siete» causas principales, cada una con un peso específico. Entre ellas figuran, además la granometría de la arena, muy fina, la propia existencia del paseo marítimo y su reflexión, el arrastre que genera la contraola que se crea cuando el mar golpea contra la estructura. También cita las ondas de orilla, es decir, la diferente altura que alcanza la arena en distintas zonas de la playa. Y en Salinas es muy acusada. «Hay zonas en las que siempre ha sido así, en perfecta sintonía», matiza el responsable del Cedex, «pero a partir de los años setenta, en algunas zonas el nivel de arena desciende mucho en relación a otras muy cercanas». La fecha coincide con el 'boom' urbanístico de Salinas.

Los temporales de 2008 y 2009 acentuaron tales diferencias. El momento más crítico se vivió en mayo de 2009. «El nivel de arena en algunos puntos era bajísimo, del orden de hasta dos metros menos que en otros», recuerda el responsable del Cedex.

El informe también hace referencia «a la gran cantidad de arena que se introduce en el canal de acceso al Puerto de Avilés» como otro de los factores cuya conjunción está detrás de la pérdida de arena que sufre la playa de Salinas, lo que pone en entredicho la efectividad del nuevo espigón.

De lo que no habla en ningún momento es del 'macropuerto' de Gijón, al que muchas voces apuntan como responsable, al menos en parte, del proceso. «No tiene nada que ver», concluyó el responsable del Cedex.

A la espera

El informe se encuentra sobre la mesa de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, organismo que, al igual que el Cedex, depende del Ministerio de Medio Ambiente. Para conocer los detalles hay que esperar a que se haga público, cosa que podría suceder en las próximas semanas, o incluso días. En un principio estaba previsto para el mes de abril.

A partir de entonces, corresponderá a la delegación de Gobierno en Asturias y al gobierno del Principado anunciar cuándo y cómo se va a aportar la arena, de dónde se va a extraer y también el coste de la actuación.