Dos miradas para un mismo cartel

El anuncio del Festival de la Cerveza recibe apoyos y rechazos tras las críticas de la edil de la MujerLa organización defiende un contenido relacionado con la bebida y el traje típico alemán y los detractores critican sus connotaciones sexuales

JOSÉ L. GONZÁLEZAVILÉS.
Cartel del Festival de la Cerveza objeto de la polémica. ::                             LVA/
Cartel del Festival de la Cerveza objeto de la polémica. :: LVA

La polémica en torno al diseño del cartel del Festival de la Cerveza de Avilés no cesa. A las declaraciones de la concejala de la Mujer, Paula Bartolomé, calificando de «sexista» el anuncio se suman ahora las de la experta en educación por la igualdad Marián Moreno, que considera el cartel «de un sexismo muy anticuado».

Al otro lado de esta posición se encuentran los organizadores del certamen, los comerciantes de la Plaza de Abastos de Avilés, que defienden un cartel basado en la relación entre el traje tradicional alemán, denominado 'dirndl', la cerveza y el festival más famoso que se desarrolla en torno a esta bebida, el Oktoberfest. «Hablé con un amigo para que me hiciese un cartel con un dibujo de cómic y que se pareciese a otros que había visto de festivales alemanes o al que se realizó recientemente en Gijón. La cerveza siempre se relaciona con Alemania y estas zonas de Europa y así es como se visten allí», señaló Hugo Martínez, representante de la organización.

El Oktoberfest es una fiesta que se celebra en la ciudad alemana de Munich desde el año 1810 y en el que se consumen miles de litros de cerveza. En lo que se refiere a la indumentaria, se ha convertido en costumbre que tanto hombres como mujeres vistan con ropas tradicionales de la zona bávara de Alemania, una traje que para hombres se compone de camisa, pantalón y tirantes y para las mujeres de falda acampanada y blusa, normalmente con un generoso escote. Este último traje, con el que se caracteriza a la protagonista del cartel avilesino, se denomina 'dirndl' y tiene una historia centenaria.

No obstante, Marián Moreno, centra sus críticas en una interpretación semántica diferente a la de los organizadores. «Lo que se ve no es un traje bávaro, sino una mujer ofreciendo cerveza y ofreciéndose a sí misma. El objetivo de este cartel no es reflexionar sobre la historia de Alemania», señaló la experta en educación para la igualdad.

Además, según añadió Marián Moreno, la actitud en la que se muestra a la mujer del dibujo del cartel tiene más componentes sexuales que el propio escote. «La apertura de la boca es sexualmente sugerente», afirmó.

La solución para Moreno pasaría por la «retirada del cartel. Si los organizadores no quieren avivar la polémica, que lo retiren», afirmó. Por su parte, Hugo Martínez sostiene que no ha sido su intención «ofender a nadie» con el cartel y que no tiene intención de retirar este anuncio del que se han distribuido 1.500 copias.